martes, 29 de noviembre de 2011

Cata cervezas alemanas en Cervezorama

Ayer pude asistir a una cata de cervezas alemanas en el local de Cervezorama. La cata estuvo impartida por Igor Oyarbide de la micro madrileña Calvin's, quien estuvo poniendo a nuestra disposición sus amplios conocimientos en cuanto a la fabricación de la cerveza, tanto la que estuvimos probando como otras.

Las cervezas que pudimos saborear fueron de diferentes estilos y regiones alemanas y aparte una de la propia Calvin's. Así, las cervezas fueron: la Sünner Kölsch (Kölsch), Weihenstephaner (Trigo), Andechs Bergbock Hell (Heller Bock), Aecht Schlenkerla (Smoked) y Calvin's Negra (Schwarzbier).

Me llevé una grata sorpresa con la Andechs Bock y su textura en la boca entre suave y mantecoso como si uno estuviera comiendo pan o como lo llaman los ingleses un plumbcake. De esta cervecera ya había probado enteriormente la Andechser Doppelbock Dunkel la cual también me había gustado bastante, lo cual ratifica mi gusto por las cerveza de estilos Bock y Doppelbock.

Por otro lado la Aecht Schlenkerla también me pareció cuando menos curiosa. Me habían hablado de esta cerevza y en mi bodega particular de casa tengo una botella y me comentaron que era "distinta" a lo probado anteriormente. Me recordó una visita a un pueblo cercano a Astorga en donde pude ver un local donde se elaboraban cecinas. El olor ahumado de la cerveza impregna toda la nariz y no hace falta mover mucho la cerveza para facilitar que salgan todos los aromas.

La Weihenstephaner ya la había probado antes así como la Calvin's Negra, ésta última en una cata particular con unos amigos de Barcelona y Valencia en uno de los locales que tienen en Pozuelo de Alarcón (Madrid). La Weihenstephaner es una clásica de trigo y para mi de lo mejor que he probado en este estilo, junto a la Schneider Weisse Original. La Calvin's Negra, de estilo Schwarzbier, mi favorito de entre los estilos propios alemanes, muy buena también, en donde son apreciables aromas a malta tostada, chocolate y regaliz, con un final ligeramente amargo la hacen ideal para tomar acompañando postres.

En cuanto la Kölsch fue mi primer contacto con este estilo y la encontré una cerveza con un aroma fresco y moderadamente lupulizado con ciertos toques florales. Ligera de cuerpo, la hace una cerveza ideal para acompañar la comida.
En fin, una experiencia


miércoles, 23 de noviembre de 2011

Nueva micro en Madrid. LEST despierta a Odin

Se podría decir que Cataluña fue la pionera en que aparecieran microcervecerías en España, con el permiso de las Islas Canarias en donde también aparecieron motivadas por el turismo más exigente en otro tipo de cervezas diferentes a las industriales existentes. En la zona centro primero surgieron los brewpubs (Naturbier y Magister) y luego poco a poco han ido apareciendo las microcervecerías, así, la Calvin's, La Cibeles, LEST.
Es a la recien aparecida LEST a la que quiero dedicar un texto aprovechando que recientemente fue la inauguración.

La microcervecería está situada en Colmenar Viejo, un pueblo de la zona norte de Madrid próximo a la sierra, y sus dueños son Stephan y Lena, un alemán y una estadounidense afincados aquí. El nombre de LEST viene precisamente de juntar las dos primeras letras de los nombres de ambos. La microcervecería está situada en un polígono industrial a las afueras del pueblo.

La inauguración fue el pasado día 11 de noviembre, a la que no pude asistir por otros compromisos familiares, pero una semana después me decidí por ir allí para ver la micro y hablar con Stephan. La cerveza que de momento elaboran es la Odin, todas sus cervezas van a llevar nombres de deidades nórdicas (la próxima será la Thor). Odin es una cerveza el estilo Belgian Strong Ale con 6º fabricada con 4 maltas procedentes de Alemania, lúpulo procedente de Estados Unidos, agua de Madrid (no podía ser de otra forma) y levadura y aparte añade cilandro y miel, lo cual confiere a la Odin una cerveza con marcado carácter. La afición le viene a Stephan de atrás pues ya en su casa elaboraba cerveza y se atrevía con estilos que aquí en España no se ven apenas como el Schwarzbier. Tampoco descarta elaborar cervezas de temporada según como vaya el "negocio".

Embotella en botella de 33cl y para los amantes de la breweriana, entre los cuales me incluyo, he de decir que de momento sólo tiene etiqueta propia (la cual está llena de simbolismos) pero en un futuro no descarta fabricar posavasos, chapas o cristalería.

Desde aquí suerte a Stephan y Lena por este proyecto, seguro que muy pronto se ven fabricando más tipos de cerveza si siguen saliendo tan buenas como la Odin.

martes, 22 de noviembre de 2011

Cata de micros españolas #1

Hace un tiempo que ya tenía ganas de escribir un post así y ha sido ahora cuando he reunido un buen número de catas de Microcervecerías españolas cuando por fin ha surgido.
La gran mayor parte de las micros catadas las conseguí de la mano de Txema Millan, un coleccionista valenciano, el cual me las proporcionó en el anterior encuentro de coleccionismo cervecero celebrado en Barcelona a finales del mes pasado.
Empecemos pues...
... y como hay que empezar por una cualquiera esa va a ser la Au Yeah de Tyris. Esta cerveza dorada turbia de espuma blanca se caracteriza por tener un aroma afrutado, lupulizado y a levadura, en donde son perceptibles ciertos toques a melocotón. El sabor es frutal al principio y amargo al final con una duración no muy larga pero manteniendo ese amargor.

La siguiente es la cerveza elaborada por Cerveses la Gardenia, Carmen. Color ámbar pálido de espuma blanquecina que se disipa pronto, posee un aroma dulce, a levadura y levemente lupulizado. El sabor tiene ciertas reminiscencias a pan, a malta y afrutado.

La receta num. 6 de la Galana se caracteriza por ser de color rojizo, de espuma tostada de fácil formación pero que pronto se disipa. El aroma es frutal, con toques cítricos y amargos. El sabor es a maltas tostadas, frutos secos y un final moderadamente amargo. Buena cerveza en general para una marca que no conocía hasta que me la dieron y para ser la primera cerveza que comercializan.

La Loca Juana es una de las más veteranas de este lote, y la segunda mejor valorada en la página www.ratebeer.com por mi parte de entre estas de este post. De color anaranjado tiene espuma blanquecina de fácil formación y buen encaje. Posee un aroma afrutado, con toques cítricos y a levadura. El sabor es a levadura, con una textura densa y un final moderadamente amargo.

Santa Margarida Trigo es eleborada por Cerveses DeDues. Color dorado lechoso en donde posos de levadura son claramente visibles. La espuma es blanca pero muy pronto se disipa por completo, cosa no muy caractaterística en las cervezas de este estilo. El aroma es cítrico, a plátano y a malta. Su sabor es igualmente cítrico, amargo, pero con ciertos toques "metálicos" dominantes al final. Una cerveza que debe mejorar a mi entender su presencia.

La Sènia Tostà era otra de mis desconocias. El color es marrón oscuro, con espuma cremosa tostada de buena formación pero quizás no tan buena persistencia. El aroma es lupulizado, con algunas trazas a caramelo, maltas tostadas y levaduras. El sabor es dulce, tostado, especiado, con un final ligeramente amargo. Una cerveza que debido a la buena impresión que me causó me anima a probar el resto de sus especialidades.

Otra desconocida, la ICUE, eleborada en Cartagena. Color anaranjado, con espuma blanca de buena formación. Aroma lupulizado y a levadura. El sabor es frutal, con ciertos toques a melocotón, levemente dulce al principio y con un final moderadamente amargo. Como digo... otra desconocia... y otra sorpresa para bien.

Y para terminar la Spigha Na Valora, de lo mejorcito que he probado últimamente en cuanto a micros españolas se refiere. Ya hice lo propio hace un tiempo sobre su otra especialidad, la Gurugú, la cual me dejó una buena impresión. La Na Valora se caracteriza por su color ambarino, su espuma cremosa y abundante de buena formación y duradera. El aroma es lupulizado, con ciertos toques a miel también presentes. El sabor es dulce y suave al principio con trazas a caramelo y azúcar tostado. El final es amargo, con una buena presencia y persistencia en el paladar.

Esto es todo por el momento, he de decir que estas opiniones son puramente personales sin ningún tipo de maldad hacia las cerveceras, a las cuales animo a sacar más especilidades variadas e incluso no muy conocias en España y por qué no probar con alguna cerveza "de temporada".

viernes, 11 de noviembre de 2011

Exposición de Mahou en la antigua Fabrica de El Águila

Desde el día 25 de octubre y hasta ayer día 10 de noviembre ha tenido lugar en el edificio del Archivo Regional de la Comunidad de Madrid (lo que antes era la Fábrica de Cerveza de El Águila) una exposición de fotografías, cuyo autor Martín Sanchez Yubero, nos da una pequeña visión de cómo la cerveza Mahou convivía con los madrileños desde los años 30.

En la muestra se pueden ver fotografías de cómo un camarero pincha un barril a la vieja usanza, con un torno, así como sirviendo cerveza y conmomoraciones de eventos como Campeonatos de Bebedores de Cerveza desde 1952 y sucesivos.



También se podían ver algunos documentos, unos originales y otros copias, relacionados con la marca de cerveza: libros de cuentas, , escritura de compra-venta de la Cervecera Alicantina en fechado en 1930, un documento de la misma fecha para intensificar el consumo de la cerveza, un documento curioso que es una carta de 1933 a la Asociación de Fabricantes de Cerveza situada en la madrileña Calle de Claudio Coello para fijar los precios de la cerveza. En dicha carta toman parte las cerveceras El Águila, de Madrid; Sociedad Anónima Damm Moritz, de Barcelona; Cervezas de Santander, de Santander; La Gaditana, de Cádiz; El León, de San Sebastián; La Zaragozana, de Zaragoza; Cervezas Knorr, de Vitoria; Estrella de Gijón, de Gijón; La Salmantina, de Salamanca; y San Juan, de Valladolid. El Águila fija entre otros el precio del litro de cerveza de barril en 0.98cts.
También se puede ver el árbol genealógico de la familia de Casimiro Mahou desde 1962, cuyos antepasados se sitún en Benín. En este país africano aún existe un poblado con dicho nombre.



Unos exámenes para cubrir una plaza de contable en 1942 en los que se pedía varias preguntas, entre ellas escribir un dictado sin faltas de ortografía, una pueba de mecanografía, hacer unas cuentas de existencias, elaborar un texto publicitando la cerveza con el texto "Mahou Fábrica de Cerveza y Hielo...", etc.

No faltaron en la exposición unas cuantas botellas, las primeras que se fabricaron con la etiqueta de papel tanto de 33cl como de 80cl, así como las botellas modelo Steinburg serigrafiadas. Mención especial lo tiene un cartel publicitario de la Mahou en Madrid y Gibraleón fechado en principios del siglo XX.

También tuvo lugar en la Sala de Exposiciones una conferencia de Javier Julio García Miravete, periodista asesor del Archivo Histórico de Mahou en el que nos hizo un repaso de la familia Mahou, desde sus comienzos en la Fábrica de Barnices a los comienzos en 1890 de la Fábrica de Cerveza y Malta en la Calle Amaniel. A dicha conferencia asistieron miembros de la familia Mahou de la 5ª y 6ª generación.

Cuadro del pintor José Gutierrez Solana en el que en primer plano en la mesa aparece una botella de Mahou. "La tertulia del Café Pombo, 1920". En aquellos tiempos la cerveza era considerada una bebida propia de la clase intelectual, al contrario que el vino que era más propio de la clase baja.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Encuentro de coleccionismo en Hoegaarden

Otro más, y ya van cuatro he asistido al que para mi es el mejor encuentro de coleccionismo por los que me he movido. Bien es cierto que internacionalmente he estado sólo en Luxemburgo y Portugal, pero también es cierto que el ambiente cerveceramente hablando que tiene Bélgica no lo tiene otros lugares.

El fin de semana comenzó el viernes con madrugón de "notemenees" para cojer el avión rumbo al Aeropuerto Nacional de Bruselas a las 0630 de la mañana. Llegado al aeropuerto y tras una caminata bastante importante recogimos las maletas con todo el material. Allí es donde me vi con otros coleccionistas con los que iba a asistir al encuentro Eduardo, Mikel y Rafa, con sus respectivas parejas procedentes de Barcelona.

El viernes había que ocupar el día haciendo una ruta por alguna zona que no conociéramos y nos dirigimos a Tournai, ciudad en la que visitamos lo más característico y comimos.



Después de esto fuimos a la micro Frasnoise en Frasnes-lez-BUissenal en donde pudimos degustar las dos variedades de cerveza de que disponen. La Givrée Frasnoise es una cerveza color ámbar con notas frutales y con un sabor levemente dulce al principio con un final moderadamente amargo. La Frasnoise Rétro lo que más me sorprendió es que los 6.5 grados que marcan en su etiqueta no los aparenta la cerveza. Aroma a maltas tostadas y sabor igualmente tostado con un retrogusto caramelizado y persistente al paladar.






Ya sólo nos quedaba por visitar la ciudad de Mons, dominada por las imponentes torres-campanarios y por su enorme Colegiata. Lo malo es que ya había oscurecido y no se pudo tomar bien detalle de todo.


Después vuelta a Bruselas para cenar y tomar las cervezas de rigor por los sitios clásicos Delirium Café, Manneken Pis, Le Poechenellekelder. No había que castigarse mucho que al día siguiente tocaba dura jornada de encuentro.

El sábado tras unas cuantas vueltas por medio de la campiña cercana a Hoegaarden (si no nos perdemos no somos nosotros) dimos por fin con el Sporthalle en donde se celebraba en encuentro. Una de las pocas veces que llegamos antes de abrir las puertas, así es que dio tiempo de saludar a los grandes coleccionistas que sólo vemos una vez al año Wolfgang Dietrich, Volker Petri, Marc Obri, André Slikker... Una vez dentro cambios y más cambios de los cuales no tengo ningún documento gráfico ni de antes, ni durante, ni de después. Esperemos que algún otro coleccionista me pueda mandar las fotos y ya las pondría en este apartado.

En cuanto a material se refiere me traje unos 700 posavasos, la gran mayoría exóticos y media docena de españoles bastante buenos y difíciles de conseguir. Dejo unas fotos del material conseguido.


El sábado por la noche tocaba descansar y tomar unas cervezas tranquilamente por Bruselas. No faltaron las cervezas de navidad, que mientras que el viernes cayó una Gouden Carolus Christmas (color marron oscuro de espuma cremosa y persistente. Aroma a frambuesas, cerezas y azúcar moreno. Sabor frutal con un final dulce y duradero), el sábado le tocaba el turno a una Bush de Nöel (Color ambar oscuro de espuma cremosa al principio que rápido se disipa. Aroma a maltas tostadas, caramelo y seco, difícil de apreciar los 12 grados que tiene esta cerveza. Sabor frutal, azúcar moreno, vínico, alcohólico y muy dulce con un final ligeramente amargo).

El domingo quedaba recoger todo y preparar la velta a Madrid no sin antes hacer la última "cata" de mi estancia en Bruselas, le tocaba el turno a una Bush Prestige que compramos en Tournai, todo un cañón para tomar a las 1130 de la mañana (Marrón turbio con espuma cremosa, tostada y de buena persistencia. Aroma dulce, alcohólico y seco. Sabor alcohólico, ligeramente amargo, notas frutales y miel, y toques a coñac y madera. En el paladar resulta una cerveza con bastante cuerpo y un retrogusto seco y con dominancia de sabores a miel)

Eso es todo. La vuelta del avión la pude hacer mejor que la ida no se sentó nadie a mi lado y tocaba el "descanso del guerrero".

No sé si este será el último encuentro al que voy en un tiempo y es que las circunstancias familiares mandan. Pero sea el último o no, será para apuntar como uno de los grandes encuentros a los que he asistido.

Gracias a todos por hacer que sea perfecta la estancia con los amigos.

Hasta la próxima crónica de un encuentro (ya digo que no sé cuando), pero no obstante seguiremos informando en este blog de ambiente cervecero de cualquier otro tema. Mientras escribo este artículo debo decir que estoy degustando una Spigha Gurugú que me proporcionó Txema Millán durante el encuentro de Barcelona hace poco más de dos semanas. Es una cerveza turbia, marrón y de espuma persistente. Aroma a levaduras, chocolate, caramelo y maltas tostadas. Sabor ligeramente dulce al principio y un final levemente amargo al final, algo "aguada", en donde también domina los sabores a levadura.