lunes, 29 de junio de 2015

Brewpubs de París #1. The Frog & Princess.

De nuevo otro local cervecero que he tenido oportunidad de visitar durante mi estancia en París. En este caso exactamente debería decir varios locales cerveceros ya que se tratan de unos brewpubs que hay con el mismo "sello" por todo París (y otros dos más en Burdeos y Toulusse): todos son The Frog &... Es fácil suponer entonces que elalaborador se llame Frog Beer.


El primer local que pude visitar es el de The Frog & Princess situado en la concurrida área de St. Germain-des-Prés, una zona muy comercial y llena a su vez de cervecerías de todos los estilos, saliéndose un poco de la clásica terraza parisina en la que la gente se sienta en las mesas y ve el mundo pasar.

Este local tiene un cierto aire a moderno, el hecho de tener las paredes con ladrillo visto, el mobiliario utilizado, tanto en mesas como banquetas y sillones, y los cuadros de estilo modernista en los cuales están los logotipos de sus cervezas; juega un papel importante para fraguar esa primera impresión que denota el local.

Tha...Wack.
Medalla de Oro en el
Brussels Beer Challenge 2014
Este local en concreto posee siete cervezas diferentes, voy a explicar a modo de twitt cada una lo que me pareció, sin entrar mucho en detalles:
  • Frog Natural Blonde (Golden Ale): muy ligera de cuerpo con leves toques maltosos.
  • Frog Tha... Wack (Black IPA): notas a maltas asadas con buena presencia de lupulos resinosos.
  • Frog London Porter (Porter): buena presencia de maltas asadas con leve amargor. Escasa de cuerpo.
  • Frog Kersplat (Wheat Ale): ligeramente dulce con matices a plátano, miga de pan y levadura.
  • Frog Ginger Twist (Spice/Herb/Vegetable): las intensas notas a jenjibre y el tamaño del vaso (una pinta) la hacen bastante pesada de acabarla.



El local también tiene una carta bastante amplia para comer, principalmente comida tipo americana. En uno de los días que lo visité me decanté por una hamburguesa Revolution Burger XXL con una pinta impresionante nada más verla y dos trozos de carne bastante buena del grosor mayor a un dedo. Aparte de de todos sus complementos: pepinillo, cebolla, queso... Sin duda que tanto en este caso como en otros que se tomaron mis acompañantes, una hamburguesa para tomársela con calma.

Revolution Burger XXL
Si hay que ponerle un "pero" al/los local/es es que solamente sirve cerveza en tamaño de pinta. Imposible el tamaño más pequeño, no lo hay disponible. Esto hace que si uno quiere probar todas las cervezas disponibles más vale buscarse un acompañante que se pida las que no pida uno mismo o hacerlo en varias sesiones. De no hacerlo así el pedal con que puede acabar uno es importante. El precio de cada pinta es de siete euros si uno va fuera de horario de Happy Hour. El horario HH es de lunes a viernes del 17:00 a 20:00 en donde cada pinta cuesta cinco euros lo cual no está nada mal para lo que es París.


Los locales de la cadena Frog Beer se pueden encontrar en:
  • The Frog & Rosbif: 116 rue  St. Denis. París 2nd. Mº Etienne Marcel.
  • The Frog & British Library: 114 av. de France. Paris 13th. Mº Bibliothèque.
  • The Frog & Princess: 9 rue Princesse. Paris 6th. Mº St. Germain-des-Pres.
  • The Frog & Bercy Village: 25 cour St. Emillion. Paris 12th. Mº Cour St Emillion.
  • Frog XVI: 110 bis av. Kléver. Paris 16th. Mº Trocadero.
  • The Frog & Rosbif: 14 rue de l'Industrie. Toulousse 31000.
  • The Fog & Rosbif: 23 rue Ausone. Bordeaux 33000. Entrada de Gonzalo Humulus Lupulus 29-JUN-2015
  • FrogBurger: 19 rue du Fbg St-Antoine. Mº Bastille. Paris.
  • FrogBurger: 18 rue St-Séverin. Mº St-Michel. Paris



Espero que esta nueva referencia os sea de ayuda si vais a visitar París. Yo me la encontré de casualidad y acabé bastante satisfecho, tanto por la oferta como por lo que podía ofrecer el local en un momento dado.

jueves, 25 de junio de 2015

Encuentro Ratebeer con Gustavo, aka Tognetta @ Ratebeer

Ahora que está tan en auge hasta hoy hablar de webs de ratings gracias a LaRonda (que si mal no recuerdo caduca hoy el plazo) y precisamente de Ratebeer por ser una y creo que la principal tipo de estas webs también se me pasó comentar en mi entrada que de vez en cuando aparecen ocasiones como la que voy a contar... u otras como las que anteriormente he comentado (link). [...]

[...] Seis meses, ni más ni menos, hace que no hago un intercambio cervecero de los míos. La causa principal de ello, el que haya dejado de lado un poco este aspecto, es el incremento que Correos ha aplicado en todos los envíos, tanto nacionales como internacionales y sobre todo a aquellos los cuales llevan un cierto peso. 

Por esta razón he dejado de realizar cambios enviando botellas a no ser que lo que se me ofrezca sea realmente bueno y me apetezca ya sea por el estilo o por la exclusividad. La amplia oferta en cuanto a tiendas se refiere que actualmente existe en Madrid me da como para tener constantemente un buen stock en casa sin tener que depender de otras cosas.

Esto fue diferente. Gustavo (aka Tognetta en Ratebeer), de Brasil, se puso en contacto conmigo hace más o menos un mes y me comentó que iba a venir a Madrid acompañando a su mujer a la cual la traían ciertos motivos laborales. Rápidamente le planteé un intercambio cervecero. No hace mucho en Facebook hubo gente que se extrañó del por qué no había probado aún cerveza brasileña. La Brahma para Ratebeer no cuenta ya que la que llega aquí se elabora en Bélgica por InBev. Esta iba a ser mi oportunidad y no había que desaprovecharla.

Los días pasaban y concretamos el envío y el número de botellas, así como los estilos preferentes por cada una de las partes. Por su parte prefería las IPAs. Por la mía aunque le dije que las que más me gustan son las Imperial Stout tampoco iba a decir que no a unas buenas IPAs brasileñas.

Llegó el día del encuentro y nos citamos en una conocida cervecería madrileña. Comenzamos la sesión cervecera con unas micros españolas. No recuerdo cuál fue las primeras cervezas de nuestra primera ronda pero sí recuerdo que sirvieron para romper el hielo y comenar buenas charlas y conocer un poco más de la industria cervecera de nuestros respectivos países.

Las segundas fueron una Amager Lubricated Ewoc para mi, riquísima y muy fresca. De lo mejorcito en IPA que he probado ultimamente y por su parte una Hop Hunters Winter IPL, colaboración entre La Quince, Bidassoa, Gross y Drunken Bros. Estas cervezas sirvieron de antesala para comenzar con el intercambio de botellas. El trato eran 9 botellas. Para rellenar los dos 6-pack donde llevaba las botellas le incluí otras tres más. A mi me pasó las siguientes: 

  • 3 Lobos Bravo. Imperial Porter de 9% ABV 
  • 3 Lobos Pele Vermelha. IPA de 7% ABV
          Notas acaramelas unidos a un buen amargor; sensación de sequedad en el paladar al fianl del trago
  • Eisenbahn 5 Anos. Amber Lager/Vienna de 5.4% ABV 
          Notas a azúcar tostado, ligeramente café, maltas tostadas y ligeramente frutos secos
  • Dama Bier Fellas Imperial Coffe IPA. Imperial IPA de 9% ABV
  • Eisenbahn Strong Golden Ale. Belgian Strong Ale de 8.5% ABV
          Notas intensas a caramelo, especias y leves levaduras. Intenso contenido alcohólico

  • Evil Twin Brazil Metro Man. Imperial Stout de 10.7% ABV (2ª mejor valorada en RateBeer para Brasil)
  • Colorado Índica. IPA de 7% ABV
          Ligeras notas acarameladas y herbales con suave amargor final y maltas tostadas
  • Colorado Vixnu. Imperial IPA de 9.5% ABV
          Notas a resinas, muy frutal dominando el melocotón y la cáscara de naranja
  • Dama Bier ESB. Premium Bitter/ESB de 5.8% ABV
          Maltas tostadas, leves notas a caramelo y lupulos florales presentes en la cerveza

Una vez acabado el ritual quedaba rematar la faena y Gustavo sin moverse del panorama microcervecero nacional (yo habría hecho lo mismo en su situación) se fue a por una Naparbier Alien Claw. Yo crucé el charco y escogí una Coronado Mermaids Red Ale.

Poco más dio de si esa tarde en compañia de Gustavo. Sin duda que esto me ha abierto el 'apetito' de hacer algún intercambio, quién sabe... Pero eso sí ahora toca disfrutar de las micros francesas.


Gustavo, legal te conhecer. Foi um prazer trocar algumas cervejas com você.

sábado, 20 de junio de 2015

#LaRonda34: Webs de ratings de cerveza


Fiel a la cita 'rondeña' es Miguel de El Baúl de las Cervezas el que nos insta a toda la blogosfera a opinar sobre la utilidad de las Web de Ratings de Cerveza. Pocas veces hago caso del guion propuesto por el que invita a La Ronda. Más bien me limito a escribir según mis ideas/opiniones van fluyendo. Este no va a ser el caso y me voy a ceñir punto por punto a contestar las preguntas que nos propone, las cuales me parecen muy interesantes, con el fin de no dejar nada en el tintero.


Estas son las preguntas propuestas:
  • ¿Sois usuarios o consultáis habitualmente estas webs de rating de cervezas o pasáis de ellas?, ¿por qué?
  • En caso de utilizarlo ¿Qué tipo de información consultáis?
  • ¿Pensáis que realmente son útiles?
  • ¿Nos fiamos de los que dicen? ¿Por qué? (Riesgos, problemas, ejemplos, casos, etc.). 

*     *     *     *     * 

Uuario sí o no:

Uso Ratebeer, soy usuario y soy Administrador para España encargado de mantener lo más actualizada posible la base de datos con todos los fabricantes y elaboradores que constantemente salen; trabajo harto complicado de seguir, por cierto. Me sirve para saber qué he probado y qué no he probado. He de decir que me considero un 'beerhunter'. Me gusta probar de todo y por ende poner una calificación personal de todas las cervezas. A mí personalmente me parece no pocas veces imposible recordar si he bebido una cerveza o no, cuanto más si me pongo a pensar qué es lo que me pareció en un momento dado, a qué me supo o qué es lo que más me llamó la atención. La utilizo a modo de base de datos pues, sin que me importe un pepino lo que crea la gente si en algún momento dado lee mi valoración. Digo bien: mi valoración, que es mía y con mis circunstancias.


Tipo de información:

Muy pocas veces busco información sobre una cerveza u otra si estoy en una tienda a punto de llevarme una o dos cajas de cerveza para casa. En este caso prefiero mirar dentro de qué estilos cerveceros quiero probar y acorde a eso ya hago la compra. Si tengo alguna duda voy a mi base de datos: Ratebeer y confirmo si la he probado ya o no. Rara vez repito cervezas, craso error por mi parte: lo sé, pero si hace falta re-probar una tampoco lo dudo. Esto también es aplicable si voy a un local. Miro qué estilos tienen y dentro de eso me bebo lo que aún no haya probado. Muy buenas sensaciones me tiene que dejar una cerveza para que repita..., aunque en algunos momentos me puedo saltar esta "norma". El hecho de no basarme en opiniones de Ratebeerianos; o al menos sólo de aquellos que ya cuentan con cierto status, es porque ya sabemos lo poco de imparcial que tiene esta web en donde no sólo las cervezas sino también las opiniones de los locales son muchas de las veces 'infladas' con el fin de que en el resumen del año siguiente salgan en el Top 10, etc. [Como comento en esta entrada].

Sí que busco información en cambio para ver locales cerveceros si bien en este caso me fio de las opiniones vertidas que tenga ese local pero..., aquellas que no tienen nada que ver con el local. Me explico: si voy a París (ya que en estos momentos estoy aquí) me fio mucho más de las opiniones de aquellos usuarios extranjeros que los que son de aquí, por poner un ejemplo, o de aquellos usuarios que tengan un buen número de valoraciones que de aquellos que tengan muy pocas. 


Utilidad:

Pues lo que he comentado hasta ahora para mí sí que es útil, si de Ratebeer nos referimos. Ya explico varios puntos: como base de datos para saber lo que he probado, para ver locales que me pueda encontrar en un viaje. Si mis valoraciones le sirven a alguien pues bien; que no sirven pues también. Ya digo que eso me importa más bien poco. Lo que sí tengo claro es que en la medida de lo posible mis valoraciones son lo más objetivas posible. Diría que poquísimas veces he recibido una botella de cerveza de algún productor a cambio de nada y siempre en los muy pocos casos que he tenido han sido en ferias. Sólo una vez un productor no español, por cierto, me ha enviado un par de cervezas para probarlas en casa a cambio de nada y las valoré de forma objetiva con un 3.3 y un 3.7 sobre cinco.

Tanto en el primer caso en el cual cuando me bebo la cerveza ya no me acuerdo si pagué por ella o no como en el único segundo caso en el cual se me envió cerveza a mi casa 'by the face' valoro de forma que no me deje llevar por ninguna opinión.


Confianza en ellas:

¿Se puede tener confianza en una página en la cual como mejor brewpub de un país era uno en el cual no se fabricaba cerveza propia?, por poner un ejemplo. Ya lo comento más arriba. Confianza la justa, ni más ni menos. Desde luego una cerveza que ha sido valorada más de 200 veces o incluso 100 me ofrece más seguridad que aquella que ha sido valorada 10 veces. Según el algoritmo de puntacioción de Ratebeer se aajusta bastante a la realidad. Si a esa cerveza que ha sido valorada 10 veces le añadimos el imput de que todos los comentarios o la mayor parte de ellos han sido por usuarios que llevan muy pocas valoraciones y que casualmente no sólo ha firmado esa valoración de ese elaborador llamado 'X', sino todas sus cervezas... se hace más que sospechoso.

*     *     *     *     *

Creo haber cumplido con todos los puntos. He de decir que he usado Ratebeer como ejemplo por dos razones: una porque es la que conozco; y otra por ser crítico con unna página la cual sigo y la cual soy Admin.

sábado, 13 de junio de 2015

Nueva gama Leffe para 2015

Hace poco vi en una página de internet la existencia de dos nuevas placas de la cerveza Leffe. Si bien muchas de las conocidas marcas belgas tienen la placa personalizada con diseño propio, este no ha sido el caso de Leffe siendo pues las dos primeras placas con diseño personalizado para la marca.


Supuse que el gigante cervecero Ab-InBev había lanzado una nueva gama de cervezas. Mi sorpresa fue mayor cuando lo pude confirmar y comprobar el tipo de cerveza al cual pertenecías dichas placas. Muy diferentes a lo que nos tienen acostumbrados. Vamos a verlas:

Leffe Royale Whitbread Golding

El mestro cervecero Charles Nouwen ha ido en busca del mejor lúpulo hasta que al final se decantó por el Whitbread Golding. Este lúpulo se puede encontrar en la región de Popperinge (Flandes Occidentel). Tiene un ligero sabor resinoso con leves notas cítricas con algunas reminiscencias a plátano y vainilla. También añadió Cascade, Challenger y Tomahawk.
Charles Nouwen piensa que las características que determinan una buena cerveza son el carácter, el sabor y el color. Con la elaboración de las cervezas de la gama Royale ha querido desaarrollar cervezas excepcionales y distintivas que a la vez son únicas y especiales.

Nota de cata del fabricante: puro refinamiento. De color rubio, delicado amargor procedente de las notas citricas y resinosas con aromas florales símbolo de elegancia. Disfrutar la misma en copa cáliz de Leffe Royale. 7.5% ABV.


Leffe Royale Cascade IPA

Cerveza dorada que es el resultado de un proceso de elaboración mediante dry hopping de una cerveza única con el sabor de una auténtica cerveza Indian Pale Ale. También el artífice de su carácter y cítricos frescos (limón y pomelo amarillo) es Charles Nouwen. Él mismo se decidió por el lúpulo Cascade el cual encontró en Cascade Range, EEUU.
Para Charles Nouwen los lúpulos usados determinan las características de la cerveza: el carácter, el sabor y el color; la elección de las ello es la base de todo.

Nota de cata del fabricante: esta cerveza se distingue por su carácter alegre su intensa frescura y sus delicadas notas cítricas. De color dorado se debe disfrutar de ella en la copa cáliz Leffe Royale. 7.5% ABV.



Leffe Mapuche

No he encontrado ninguna referencia en la web oficial pero busando por internet he leído que está elaborada con lúpulos Cascade y proceso dry hopping que le confieren a la cerveza notas a frutos rojos, melocotón, albaricoque y especias


De nuevo otra de las grandes elaborando unos estilos de cerveza que distan mucho a lo que nos tiene inicialmente acostumbrados. Para otras referencia más sobre esta tendencia:

- Lupuloadicto Blogpot: "El pasito a pasito de Alemania"
- Dorado y en Botella Blogspot: "Presentación de cervezas Casimiro"

domingo, 7 de junio de 2015

Dos formas de encuentros de coleccionismo

En lo que llevamos de año he tenido oportunidad de asistir a dos encuentros de coleccionismo cervecero. El primero fue a principios del mes pasado y el segundo tuvo lugar durante este fin de semana. Ambos han sido organizados por diferentes "sociedades". El de mayo en Lisboa por el Club de Coleccionismo Cervecero - CELCE, el cual cuenta con más de 400 socios de toda España y alguno de Portugal, Ucrania, Argentina, Bélgica, Italia, etc. El segundo, en Lerma (Burgos), estuvo organizado por la Asociación Amigos de la Corbata Cervecera y en concreto por un gran amigo que lo único que le ha movido son sus ganas de juntar a un grupo de coleccionistas con el fin de que puedan intercambiar material cervecero, que en definitiva es lo que les nos liga una, dos o tres veces al año a los asistentes.

Vamos a desgranar cada evento, cómo se llevaron a cabo, con qué material, el resultado de cada uno de ellos, etc. Voy a intentar ser lo más objetivo posible sin que las amistados que tenga en uno y otro sean impedimento o no a la hora de valorar cada uno, mirando desde la perspectiva de la forma de plantearmiento primero y segundo del material conseguido.

El de Lisboa:

Fue un encuentro como dije organizado por CELCE en la fábrica que la Sociedade Central de Cervejas y Bebidas - Sagres posee en Vialonga, una ciudad a escasos 10-15Km de Lisboa. Una vez más este tipo de eventos se hace en una fábrica de cervezas, diré más tarde la problemática que surge con esto. De primeras lo que más llama la atención es que fue celebrada en Portugal a pesar de ser un club español.

Puede sonar cuanto menos raro pero desde el 2007 se han celebrado tres reuniones de este tipo en Portugal cuando apenas hay unos pocos socios de aquel país inscritos en el club. De 17 reuniones que se han celebrado desde aquella en abril del 2007 hasta ahora, tres en Portugal; precisamente un 17%. Todas ellas en primavera; cuando se celebra asamblea de socios con renovación de cargos. No digo que no se deba celebrar, Dios me libre, pues tengo grandísimos amigos portugueses, pero no es muy normal.

Este tipo de reuniones se celebran anualmente, una en primavera y otra en otoño. En la de primavera (de la que hablo) repito, tiene lugar la Asamblea del Club en la cual se ponen a disposición de los socios los nuevos cargos y se votan diversas cuestiones. Digo yo que si hay una reunión en la que va a haber asamblea lo lógico es celebrarla en España, de donde son el grueso de socios, con el fin de que puedan asistir a ella cuantos más mejor y poder tener más opiniones y por consiguiente votos.


Continúo. Al encuentro como era de esparar fuimos unos diez socios. Nos situaron en una galería que recorría todo lo largo la sala de embotellamiento de la arriba mencionada cerveza Sagres. A pesar de ser sábado estaba operativa una sola línea de embotellado de las cuatro que poseía. En ese momento creo recordar que era Cergal la que circulaba por todas las cadenas de comunicación entre los diferentes elementos de la planta. Uno se puede imaginar el estruendo que hacía dentro de la sala cuando 60000 botellas a la hora chocaban entre sí recorriendo los circuitos que conectaban el lavado, el llenado, el encapsulado, el etiquetado, etc; aparte de ruido propio de la maquinaria. Se nos proporcionaron tapones para los oidos, los cuales dificultaban en ciertos momentos los intercambios y cuando no estábamos en ese trámite, la mayor parte del tiempo, uno mismo quedaba aislado de todo... absorto de lo que pasaba a su alrededor.

El resultado de este encuentro fueron, visto desde el plano coleccionístico, dos posavasos portugueses y seis argentinos. Madrid-Lisboa para conseguir ese material... se me hace cuento menos caro. Lo único que le salva al fin de semana es que como ya dije en esta entrada me lo había planteado desde el principio en plan 'turisteo' con la familia por una ciudad que me encanta.

El de Lerma (Burgos):

Celebrado este fin de semana aprovechando la celebración de una feria de cerveza artesanal en dicha ciudad burgalesa. El lugar: en la Plaza Mayor del pueblo. El maestro de ceremonias como digo un gran amigo, Modesto Gzlez. Corral, el cual le ha dedicado bastante de su tiempo en la organización del evento. Todo con el fin de que tanto los coleccionistas que hemos recorrido 400Km (ida/vuelta) como los que han recorrido 1200Km no tengamos queja de nada y no sólo eso sino que todo sean muestras de gratitud.

Los datos son bastante esclarecedores. Hemos sido 21 coleccionistas, muchos de los casos amigos desde hace años. Presencia internacional tampoco ha faltado. El lugar como ya he dicho más arriba en la Plaza Mayor de lerma, en los soportales, un buen sitio para calmar el sol de justicia que a partir de media mañana estaba comenzando a caer. Las mesas, una de las cosas por la cual más no quejamos cuando asistimos a los encuentros, de unos dos metros y medio. Factor este muy importante ya que resulta muy penoso ir a una reunión y cuando llegas lo único que obitienes es una mesa de unos 70-80cm de diámetro. 


Otro factor importante es el haberlo celebrado en la plaza, abierto a todo el pueblo, para que la gente que quiera lo pueda vistar y conozca un poco más de este campo coleccionístico. Si se hace un evento de estos en una fábrica (viene de arriba) siempre va a estar cerrado al público y no se da a conocer, nadie se va a interesar por este tipo de coleccionismo. Los que asisten/asistimos al evento accedemos a la fábrica y todo aquel que no es del club no le está permitido la entrada.

Yo pienso una cosa: todo el mundo tiene en su casa un abridor, una botella, un posavasos que guarda de su viaje de novios a Madrid o cualquier cosa relacionada con la cerveza. Esa gente no sabe que unos frikis se pueden interesar en un momento dado por ese tipo de material, si no lo damos a conocer jamás habrá gente que sepa del interés de esos frikis, entre los que me incluyo. Quién sabe si el abridor ese del que me refiero es una pieza aún no catalogada de la cerveza Estrella de Gijón, o la botella es una pirografiada de La Huertana o el posavasos es uno de la extinta Laurel de Baco.


El material conseguido en este ha sido importante: once nuevos posavasos españoles para la colección, dos de los cuales han sido antiguos; una buena pila de posavasos exóticos, que sin pararme ya a conseguir posavasos de países raros, me han caído; alguna venta, porque todo no va a ser intercambio y de vez en cuando hay que dar salida a otro tipo de material cervecero que uno va reuniendo de aquí y allá.


En definitiva, un encuentro de traca en el que si además uno tiene la oportunidad de coincidir con gente que sólo ve, como ya dije, dos o tres veces al año y puede compartir con ellas unas cervezas el encuentro es absoluto de principio a fin.

De la propia feria de cerveza artesanas no voy a hablar. No tengo suficientes elementos de valoración ya que sólo paré una hora más o menos. No obstante pude disfrutar de algunas buenas cervezas: Abadía de Aribayos Z-IPA, Abadía de Aribayos Imperial StoutZ, Sesma Chocolate Hop Cacke, Sesma La Petra Rubia y Marbi Heisenbier. Destacaría especialmente la Chocolate Hop Cacke de Sesma con sus notas resinosas bien ligadas a matices a frutos secos y caramelo. No me cabe la menor duda que seguro que tuvo un gran éxito. Ricardo Díez (La Vache Folle), otro buen amigo, organizador del evento ya tiene varios a sus espaldas y cuenta con experiencia como para que todo salga bien. Siento haber rechazado esa invitación de jurado de cata pero tenía que volver pronto a Madrid. Van dos Ricardo, a la tercera es la vencida



En resumen:

Lisboa Lerma
Celebrado en una de los extremos de la Península, lo cual dificulta la asistencia para aquellos que vivan en la otra punta, con el consiguiente sobrecoste por el alojamiento extra. Celebrado en un sitio céntrico de la Península lo cual facilitó la asistencia de coleccionistas de Madrid, Lisboa, Barcelona, Ponferrada, Zaragoza, Asturias, etc
Celebración en una fábrica de cerveza con acceso cerrado a todo aquel no perteneciente al club. Celebración en una plaza de un pueblo lo cual da a conocer a un público general este tipo de coleccionismo; y además aprovechando la celebración de una Feria de Cerveza Artesana.
Convocatoria hecha por el club CELCE que cuenta con más de 400 socios de toda España y alguno extranjero. Convocatoria mediante correo electrónico y Facebook.
Asistencia de tan solo unos 10 coleccionistas en una de las dos reuniónes anuales que contaba con el 'imput' que en ella se iba a celebrar una asamblea con renovación de cargos, etc. Asistencia de 21 coleccionistas, con el único fin, mucho de los cuales, de volver a ver a la gente que no veía desde hace seis meses.
Una mesa de 80cm para colocar todo el material cervecero. Una mesa de más de dos metros para colocar toda la breweriana con la que solemos viajar.
Material conseguido, unos ocho posavasos de los cuales ninguno español, que es mi principal objetivo. Material conseguido: once posavasos españoles, dos de los cuales de los años 70-80. Aparte una buena pila procedente de países exóticos. Dos postales. Ventas realizadas...
Nuevos contactos conseguidos: 0 Nuevos contactos conseguidos: 2.
Del propio pueblo que tiene material cervecero.
Trabajo detrás para celebrar el encuentro: no lo sé. Trabajo detrás para celebrar el encuentro: no me cabe duda que mucho, creo que recompensado por la gratitud de los asistentes.

Puedo continuar pero creo que es suficiente. Creo que ha quedado medianamente claro que los dos encuetnros de coleccionismo a los que he asistido este año han sido muy distintos en todos los aspectos. Y por consiguiente con un muy diferente resultado entre uno y otro.

lunes, 1 de junio de 2015

Crónica del 7º FFdA. Uno más y sumando

Esto va uno que se echa a dormir la siesta y cuando se despierta tiene una revelación: el montar un evento patillero convocando a toda la parroquia bloguera con el único fin de compartir la experiencia de dar salida a cervezas que tenemos olvidadas en el fondo de nuestro armario (lease armario, pero bien podría ser trastero o similar).

Pues bien eso es lo que le pasó a Joan Birraire, ¿cuál fue tal revelación?, ¿qué pasó en ese impás de tiempo en el que estuvo dormido?, ¿a cuál dimensión espacio-temporal estuvo?. El caso es que una convocatoria más ha llegado y como otras veces no la vamos a desaprovechar.

En esta ocasión la experiencia la he querido enfocar de una manera diferente a las anteriores. Si bien las otras veces me he sacado de la manga rarezas cerveceras, muchas de las cuales no se podían considerar que llevaran mucho tiempo conmigo o no habían llegado a su fecha tope de consumo preferente. No ha sido el caso esta vez. Vamos a ello y veréis por qué. 

Dos, entre todas las cervezas que han caído a lo largo del fin de semana, son las cervezas que presento oficialmente al FfdA y de Barley Wine va la cosa. La primera es una Flying Dog Horn Dog Barley Wine. Lo primero que hay que hacer es fijarse bien en la foto. En la base de la botella figura la fecha de consumo preferente: 29.04.12, ¡¡tres años caducada!!. "No sé que ha pasado doctor, nonca me suele pasar esto". Tras un reordenamiento de la habitación donde tengo todos mis apechusques: mi colección de tan variada breweriana y demás; aparecieron unas cuantas cervezas entre las cajas. Esta es una de ellas.

En cuanto a la cerveza como se puede observar en la foto carece totalmente de espuma. Antes de este primer chequeo visual debo decir que al servirla en mi snifter preferido me llamó especialmente la atención el sonido al chocar contra las paredes de cristal (blup blup). Muy densa, no la recordaba tanto. Después de dejarla tomar temperatura un tiempo procedo con el resto.

En nariz sí que hay una alta presencia a notas acarameladas, muy atrayentes, frutas maduras y ligeros matices a vino amontillado. Carece totalmente de carbonatación y la primera sensación en boca confirma la impresión auditiva en cuanto a densidad de la cerveza. Notas dulces, a azúcar moreno pero sin ser empalagosas, muy maltosa, buena presencia alcohólica con notas a madera y toffee. Final con leve amargor en el cual se nota más aún la presencia alcohólica. También se nota un puntito dulce y tostado. Cremosa, densa y redonda en el paladar.

Resumiendo: una cerveza por la que los años no han pasado por ella.


La segunda elegida ha sido otra pasada de fecha, una Yria-Guinea Pigs! / El Oso y el Cuervo Quimera White IPA. Una bien conocida por todos los que participamos en el crowdfunding que tuvo lugar hace dos años y en el cual participando en el mismo para la consecución de un fermentador se nos regalaba a los mecenas una 'recompensa' según el aporte donado. En mi caso fue una caja de 24 botellas de cerveza de las cuales 20 eran de Quimera, dos de Estigia y otras dos de Banshee Bragot. La mayor parte de Quimeras di buena cuenta durante aquel verano de 2013 pero me reservé unas cuatro para ver cómo evolucionaba una cerveza que me gustó tanto entonces.

Al contrario que en el caso anterior estas sí que las tenía localizadas junto a otras que guardo a buen recaudo, experimentos cerveceros..., como ha sido este.

La cerveza se mostró de un color naranja oscuro, tirando a marrón; no la recordaba tanto. Muy densa, dejó una gran cantidad de poso en el culo de la botella. La espuma era de color blanquecino con una duración muy corta y que finalmente desaparece por completo. En nariz mostraba notas acarameladas con una alta presencia de maltosidad y muy leves notas resinosas. En boca era muy cremosa, mantiene las mismas notas acarameladas, ligeramente frutal y con una alta presencia alcohólica y notas a fruta madura. Densa, redonda y muy maltosa en el paladar.

Resumiendo: una cerveza por la los años han pasado por ella..., pero para bien.

*     *     *     *     *


Eso es todo lo que ha dado de sí el 7º FFdA. En esta ocasión nada de rarezas recibidas por correo, ni estridencias, ni exclusividades, ni nada parecido.

Ahora a esperar otros seis meses. Gracias Joan por convocarnos.

viernes, 22 de mayo de 2015

Bares qué lugares. Cerveteca Lisboa. Lisboa #1

He ido no pocas veces a Portugal y más concretamente a Lisboa: una ciudad que me gusta demasiado, con mucho carácter y personalidad propia y en donde comer bien un buen bacalao cocinado de mil maneras es uno de los placeres de la vida que por supuesto no se pueden obviar.

Esta vez el viaje a Portugal era con motivo de un encuentro de coleccionismo organizado por Celce los días 1 y 2 de mayo. Como si no tuviéramos sitios donde celebrar en España reuniones nos vamos al país vecino. Pero como ya he dicho esto no era mucho problema para mi. Tenía ganas de viajar con toda mi "prole", el encuentro de coleccionismo era secundario. Lo principal pasar un par de días fuera de casa, paseos por el casco antiguo de Lisboa, visita al Oceanario,... Todo genial, como así fue a la postre.

Con todo y con eso tuve tiempo de escaparme la noche del sábado y poder visitar el que dicen mejor bar cervecero de todo Portugal: Cerveteca Lisboa.

Cerveteca Lisboa está situado en el Barrio Alto de Lisboa en la Praça das Flores, 62. Debido a la mala situación de nuestro hotel con respecto a la cerveceria no tuve más remedio que ir en taxi. Más parecido a un rally que otra cosa. La Praça das Flores es muy pequeña y la alta aglomeración de coches aparcados la hacen aún más. No fue nada fácil sacar una foto de la fachada del local pero la imagen es lo que hay.



Dentro del local la decoración es moderna. Con paredes en blanco, iluminado con originales lámparas realizadas con botellas vacias, pocos cuadros pero con muy buen gusto y todos ellos relacionados con la cerveza y estilos cerveceros. A la izquierda nada más entrar hay una nevera y unas estanterías. En ellas se pueden encontrar una alta presencia de cerveza norteamericana (Stone), nórdica (To Øl, Mikkeller), europea (De Molen) pero también alguna micro portuguesa: Letra, Maldita, Passarola,...


Al fondo del local está la barra quedando al lado derecho un amplio espacio en el que hay mesas y banquetas bajas, todo ello muy propenso para buenas conversaciones y además ayudado por el nivel de música. El local tiene un total de 11 grifos. Cinco de ellos dedicados a cervezas más comerciales como puedes ser: Samual Smith, Budweiser, Triple Karmeliet, Einsiedler Schwarz, Weihenstephan,...

Los otros seis grifos están situados al otro extremo de la barra, al lado izquierdo según se entra y se pueden ver cosas ya más interesantes de cara a agradar el paladar de un 'beer-geek': To Øl, Mikkeller, Dugges, Oud Beersel. Se me puso fácil si bien me hubiera gustado probar alguna micro portuguesa y ya teniendo que elegir me hubiera gustado probar la Passarola IPA en barril de mi buen amigo 'ratebeeriano' André Gonçalves que tanto me agradó en botella.


Había que comenzar por una cosa leve y refrescante así es que de primeras me decidí por la Mikkeller Simcoe Session IPA. Sin parecerse a una de las mejores IPAs que bien recuerdo de Mikkeller me ayudó para entrar en faena. Sus notas frescas lupuladas a pomelo y toques cítricos me agradaron bastante. La segunda por quitarme las más ligeras cuanto antes fue la Dugges GiuseppIPA. Notas resinosas, a cáscara de naranja y ligeros toques acaramelados ponían ya a tono el paladar. Al final del trago se nota una muy buena redondez con mucha suavidad en el paladar.


Probadas esas dos había y con el fin de poner ticks a cervezas probadas y disfrutadas había que pedir un Tasting Tray. Una opción bastante buena ya que se prueban cinco cervezas por 9 euros. La cantidad a probar unos 20cl. Viendo precios no está mal. Mi Tasting Tray fue por este orden: Einsiedler Schwarz, To Øl By Udder Means, To Øl Fuck Art - This is Advertising, Mikkeller Big Worster y Oud Beersel Jonge Lambik. Vamos una a una.

Hacía tiempo que no probaba una Schwarzbier y la Einsiedler Schwalbe-Bräu Schwarz me agradó tanto que me hubiera pedido una jarra (o un mug hablando nás en propiedad). Una cerveza muy fácil de beber que se ve dominada por sus notas a maltas tostadas, chocolate con leche, ligeramente dulce, muy cremosa y suave en el paladar. La siguió la To Øl By Udder Means (Milk Stout): con espuma densa tostada, cremosa y compacta. Fuertes notas a café y chocolate negro unido a fruta madura. En boca destacan leves notas a café y a maltas asadas a la vez de ciertos matices dolzones que se tornan ligeramente amargos al final del trago.

Continué con otra de la misma casa: la To Øl Fuck Art - This is Advertising una Abt-Quadrupel ligeramente lupulada. [No sé cuántas To Øl llevo este año, muchas. Al final de año me comprometo a hacer un recuento y ponerlo en las estadísticas de cerveza ingerida a lo largo del año. Últimamente llegan muchas cervezas de estos daneses a España y más que me encuentro en algunos de los viajes que he realizado en lo que va de año]. Esta cuádruple se ve dominada por las notas tostadas, caramelo y fruta madura, con un sabor dulce, casi llegando a ser empalagoso con notas a toffe y a caramelo. Más cercana de ser una Barley Wine por el sabor que una cuádruple.

Ya puestos era hora de probar una Barley Wine de verdad, al menos sobre el guión. La Mikkeller Big Worster Barley Wine destaca por notas dulces en nariz y a la vez una leve presencia de lúpulos con carácter frutal. En boca el ligeramente dulce, con buena base maltosa y notas acarameladas. Medianamente densa en el paladar, con notas dulzonas y una alta presencia de alcohol la cual se hace un tanto inapropiada, e incluso molesta. Había que maridar esos más de 17% ABV de alcohol o si no me iba a ser imposible terminar el tasting tray. Un plato de queijo açoreano fue la elección más idónea. Servido sobre un plato de pizarra me encontré una buena cuña de queso tipico de las Islas Azores que fue visto y no visto. En una palabra: delicioso.

Como suelo hacer últimamente me dejo alguna lámbica para el final. Si aquí además la que me ofrecen es de barril la opción es más que fácil. Para terminar hay que acabar por la puerta grande y así es como me decanté por la Oud Beersel Jonge Lambik. Breve resultado: me la esperaba mejor. No obstante hay que decir que tiene un suave sabor ácido, avinagrado, muy fácil de beber e ideal para no inciados en este tipo de cervezas y a la vez con una leve presencia a vino blanco.

Después de todo esto sólo me dio por pensar que en realidad había estado en, no sé si el mejor local cervecero de Portugal, pero sí uno de los mejores que he podido estar ultimamente con una cálida atención, con muy buenas cervezas y un ambiente más que entrañable. Todo gracias a Hugo que fue el que me atendió todo el tiempo y a Carolina y Rui. Sin lugar a dudas todo un "must" en la capital lusa.




Dirección: Praça das Flores, 62
Horario: Martes de 18:00h a 01:00h. Miércoles y jueves de 15:30h a 01:00h
Viernes y sábados de 15:30h a 02:00h. Domingos de 15:30h a 23:30h
Lunes cerrado
Facebook: /cervetecalisboa