martes, 23 de septiembre de 2014

Dark Barrel Latte. ¿Otra barrica más?

Por el nombre más o menos nos puede dar señales de que así fuera pero no, no es otra cerveza embarricada más, ni nada que se le parezca.
Starbucks, la franquicia especializada en café es bien conocida por ofrecer bebidas de temporada con el fin de atraer a un público más alternativo. Desde el Frappuccino helado para apaciguar las temperaturas veraniegas hasta aquellas en las que se añade calabaza para darle un toque más navideño. Pues bien, no tenía suficiente con esto  y ahora se ha lanzado a elaborar un café con sabor a cerveza el cual es llamado Dark Barrel Latte.

El Dark Barrel Latte tiene una base de café espresso y leche hervida (aunque también puede ser servida en frío) y con aromas a caramelo y malta tostada para que se parezca a una Guinness, con la salvadad que ésta no contiene nada de alcohol. Tal es la semajanza que los camareros han sido alecciconados para decir que sabe como a 'malta tostada'. Las comparaciones con la Dry Stout por excelencia son inevitables y desde marketing de la propia empresa la idea se desarrolló a raiz del gran crecimiento que tiene la cerveza artesanal en los Estados Unidos. Está servida en vaso de papel, lo cual le quita todo el encanto que en principio pueda tener una Guinness bien tirada
De momento ha sido una edición muy limitada que sólo se ha sacado en algunas franquicias de Starbucks con el fin de ver su popularidad. Los asiduos de esta franquicia de las ciudades de Columbus, Ohio y otras ciudades del estado de Florida están de enhorabuana que pueden probar este "invento".

Su éxito desde luego parece estar garantizado ya que según datos ofciales la cadena de Seattle ha vendido más de 200 millones de estas bebidas de temporada desde su debut en 2003. No es raro encontrar en las cartas de algunos restaurantes en fechas próximas a San Patricio una bebida que resulta de la mezcla de Guinness, helado y sirope de chocolate, así es que ¿por qué no una "Pseudo-Guinness" a las nueva de la mañana un día de diario?.

Fuentes:

jueves, 11 de septiembre de 2014

Bares qué lugares. Ca Beleño. Oviedo #1

En tres entradas voy a citar tres bares los que es necesario visitar sí o sí en el caso de que se haga una visita a Asturias y concretamente a Oviedo. Tres locales los cuales rebosan entusiasmo y buena cerveza por los poros.
Todos ellos tuvimos ocasión de visitarlos a principios del pasado mes de mayo (sí ya sé que voy un poco atrasado pero las circunstancias mandaban) con ocasión del encuentro de coleccionismo que se celebró por esas tierras por parte de Celce y gracias al fin de semana largo que tuvimos los madrileños.

Chigre Cá Beleño

No hay mejor forma que empezar esta entrada que la que viene en su propia página web: Basta con cruzar el umbral del chigre para notar ya sobre el terrazo que se ha llegado a la estancia de lo mítico.”.
Situado en la céntrica calle ovetense de Martínez Vigil, 4; paralela al centro neurálgico de la sidra en dicha capital, la Calle Gascona, este local rebosa historia por los cuatro costados. En la fachada del acceso al local nos da la bienvenida Mairtin Byrne, famoso violinista nacido en Galway que llegó a ser un violinista destacado dedicado al Folk en Dublín y figura influyente en otros músicos, como es el caso de John Sheenan del grupo The Dubliners. Falleció en su natal Galway en enero de 1995.



Cuando uno cruza el umbral de la puerta de acceso se encuentra con una terraza de buenas dimensiones, ideal para beberse una cerveza tranquilamente “al fresco” y con música folk de fondo o en directo si se da el caso como no podía ser de otra manera.

Pero lo mejor está por ver. Cuando uno accede al local parece que directamente se autotransporta a una cervecería de esas que están perdidas por cualquier pueblo de Irlanda. Yo personalmente me trasladé a once años atrás cuando visité por primera y única vez Irlanda y cuando lejos de apalancarme por los concurridos y turísticos bares de la zona de Temple Bar visité otros más auténticos. Sobre todo por algunos pueblos de la costa oeste de la isla: el mismo Galway, Kimbara, etc; o Cork al sur. En un local de Kimbara se respiraba esa calidez propia de estos lugares en donde tomar una pinta de cerveza casi está a medio camino entre lo ritual y lo místico mientras uno habla cuatro palabras con los paisanos que allí se encontraban y mientras se deleita y se embelesa de cómo se vierte las cervezas en los vasos, con un buen hacer jamas visto en ningún otro sitio..., y mucho menos en cualquier bar de esos "Guinness Official Irish Pub" que tanto abundan por cualquier lugar de España.

Un sitio curioso situado en la costa atlántica de Irlanda


En Ca Beleño la madera del suelo y mobiliario proporcionan esa calidez propia de aquellos locales, la música folk de fondo, los cuadros y fotografías de las paredes. Todo parece estar hecho para dar al cliente esa sensación de como si se hubiera autotransportado a las Islas Británicas y con cierto aire de tener más de una vida. Llama especialmente la atención un tablón de corcho en donde ya no cabe ninguna entrada más a festivales folk y celta: en Irlanda, Gales, Bretaña, Asturias,...

Franki Delgado, al frente de la cervecería dice: “Bebo dos litros de cerveza diarios. Puedo permitímelo porque es muy ligera para el estómago. Al estar hecha en casa y ser fresca, no tiene carbónico añadido, sólo el propio de la fermentación”.

Franki Delgado . Foto de aquí


En cuanto a las cervezas que tuvimos ocasión de probar la vez que fuímos fue una Ordum Lager y una Ordum Speltia.

Ordum Lager: de cierta turbidez, color dorado con una buena formación de espuma blanca, bonito encaje y media retención. En el aroma se notan matices maltosos, miga de pan y ligeramente notas dulces. Maltosa en boca, nada carbónica con notas a heno fresco. Ligero amargor final, con leves notas dulces y cierta sequedad.


Ordum Speltia: Color dorado pajizo, ligeramente turbia con espuma cremosa, de color blanco y media duración. Aroma con leves notas a cítricos y matices a plátano. Sabor ligeramente dulce, con notas a levadura también presentes y trazas cítricas. Levemente untuosa al final del trago con leve amargor.



Ca Beleño es un lugar imprescindible para visitar en Oviedo si se quiere disfrutar de una buena conversación a la vez de buena cerveza oyendo excepcional música. Sin duda un "must" en la Tierra de la Sidra.

martes, 19 de agosto de 2014

Bares qué lugares. Te lo dije Pérez. Las Palmas #1.

¿Se puede ir con más de ocho meses de retraso en una sección del blog?. Sí. Esta es una prueba de ello. Una cervecería que tuve ocasión de visitar el pasado diciembre, ahí es nada, situada en el mismo centro de Las Palmas (Gran Canaria).

Te lo dije Pérez

Como digo, la cerveería está situada en el mismo centro de Las Palmas, a un paso de la Catedral, en la calle Obispo Codina, 6. Dispone de una amplia terraza en donde poder disfrutar de una cerveza y de ahí al cruzar la entrada llama la atención la enorma cantidad de vitrinas, toda llena de botellas de cerveza y cristalería acorde para cada una de ellas.

Foto de aquí

Hablando con el dueño se nota el amplio conocimiento del mundo cervecero, no sólo desde la parte de detrás de la barra y la atención al público sino también del lado elaborador, como homebrewer que es.



El local cuenta con una muy buena selección de cerveza de origen, principalmente belga, pero también se pueden encontrar sorpresas y poder tomar toda la gama de la microcervecería Viva, sin la necesidad de acercarse a visitarla en el polígono donde se encuentra. Otras cervezas locales que se pueden encontrar allí es la de Tierra de Perros, alguna de Isla Verde, como la Danza del Diablo, etc.


Aparte de todo ello también se organizan cursos de catas, eventos tales como el Oktoberfest, Día de San Patricia, etc. Sin olvidarse de las viandas que se pueden comer. Picoteo de todo tipo, desde los platos tipicos canarios con las Papas Arrugadas al frente de todos ellos y una buena variedad de platos basados en pescado propio de las islas, como el cherne a cómida típica alemana como varios tipos de salchichas, codillo, etc.



Fue una visita breve pero realmente gratificante en un hueco que disponía durante una semana de diciembre que me acercó a las Islas Afortunadas por motivos laborales. Sin duda un local que merece la pena visitar si uno se encuentra disfrutando de las maravillas que nos ofrecen estas Islas.

* Con esta entrada me despido durante unos días del blog. Por fin comienzo de forma cuasi-oficial las vacaciones. Un saludo a todos, a unos les veré en breve (la nevera ya está lista y a plenoo rendimiento) y a otros os espero a principios del mes que viene.

jueves, 7 de agosto de 2014

Ingredientes gourmet de la cerveza. Café Kopi Luwak

El mundo de lo delicatessen entra dentro del ámbito de la gastronomía cada más con más aínco buscando nuevos productos con las que sorprender al paladar más preciado. No sólo nuevos productos, sino también aquellos a los que en un momento dado no se les da mucha importancia se les pretende sacar todo el provecho, o bien elaborándolo de otra forma o maridándolo de otra manera a lo que se tenía proconcebido.

Como no, esto también está pasando en el ámbito de la cerveza y cada vez nos encontramos más cervezas elaboradas con productos que en la cultura en la que estamos no llegan tan facilmente, bien porque el canal de distribución de ese producto es mínimo y sólo se encuentra en determinadas tiendas llamadas de "Productos Gourmet" o bien porque sencillamente no se conocen.

En esta entrada voy a hablar del café Kopi Luwak, o también llamado café de Civeta.

El Kopi Luwak es el café obtenido tras ser ingeridos por la civeta, mamífero carnívoro localizado por la India, Sur de China e Indochina. En indonesio Kopi significa "café" y Luwak" civeta. Los granos pasan por el tracto intestinal de la civeta y son expulsados entre sus heces. Su dieta principal son frutos típicos de la zona: mango y rambután, pequeños mamíferos, insectos; pero también se atiborran de frutos maduros de café, expulsando el grano parcialmente digerido.

Foto de aquí

El grano interno del café, como comento, no es digerido pero parece ser que sí que es modificado químicamente por las enzimas presentes en el estómago de la civeta, añadiendo cierto sabor al grano y rompiendo las proteinas presentes que producen su amargor. Los granos son excretados aún cubiertos por las capas internas del fruto, recolectados por lo lugareños y vendidos a los distribuidores los cuales se encargan de lavar y tostar el grano ligeramente con el fin de no estropear los ligeros sabores que se desarrollan durante el proceso que sufre el grano dentro del estómago de la civeta.

Foto de aquí

El café se produce principalmente en Sumatra, Java, Bali, Islas Célebes, Filipinas, Timor Oriental, Vietnam o sur de la India. Atentos viajeros: dependiendo dónde se produzca va a tener una denominación u otra: motit coffee en zonas de la cordillera filipina, kape alamid en las regiones Tagalog, etc.

Actualmente el café de civeta es la variedad más cara siendo su precio orientativo de unos 400€ por cada kilogramo (500$/Kg.), con reminiscencias terrosas y un sabor suave, con notas a caramelo y chocolate, ciertos toques a moho y ligeramente almibarado. Aunque su consumo principal va destinado a Estados Unidos y Japón poco a poco se va extendiendo cada vez más por otros lugares. Ciertos productores lo ofrecen con una mezcla de grano de arábica o robusta.

Pero no todo es de color de rosa...

Como buen defensor (no activo) de los animales que me declaro no puedo dejar de pasar la ocasión que me brindo yo mismo para decir que las civetas la gran mayoría de las veces son enjauladas y alimentadas únicamente por granos de café. Una civeta es capaz de digerir un promedio de 25 granos de café al día, lo cual lo hace un proceso muy lento. En la gran mayoría de grankas productora se sobrepasa con creces esa cantidad. Según denuncia la activista Ashley Fruno de la PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales) en Indonesia hay poblados los cuales toda la población de los msmos está involucrada en la producción de café de civeta, teniendo cada familia en torno a unos 10 ó 20 animales enjaulados. Al ser alimentados únicamente por granos de café (consumen en un mes lo que deberían consumir durante todo un año estando en libertad) desarrollan deficiencias nutricionales, perdiendo el pelaje y siendo más proclives a sufrir enfermedades, tienen movimientos erraticos, dando vueltas en las jaulas de manera frenética, mueven constantemente la cabeza y sufren depresiones que los pueden llevar a la muerte, todo ello debido al alto consumo de cafeina.

Foto de aquí


Muchas granjas aseguran que tras tres años los animales son liberados pero diversos investigadores dudan que puedan sobrevivir en un ambiente natural debido a su pérdida de capacidades.

De momento las autoridades no hacen nada al respecto pues aunque los felinos son capturados de manera ilegal, "las leyes de protección de animales salvajes en los países donde se produce el café de civeta (principalmente Indonesia, Filipinas y Vietnam) son pobres o difíciles de aplicar, asegura Ashley Fruno.

Activista Ashley Fruno. Foto de aquí

De otro lado están los propios empresarios del café de civeta que niegan todas las declaraciones de la PETA diciendo que lso animales en las granjas son tratados de manera adecuada y proporcionándoles una dieta variada en frutas y con la cantidad justa de granos de café siempre después de haber disfrutado de otro tipo de alimentación.

Como no y para terminar voy a mostrar algunos ejemplos de cervezas a las que en su elaboración se ha añadido de una u otra manera café Kopi Luwak a las cuales confiere unas características excepcionales.

- De Molen Kopi Loewak Coffee Stout
- De Molen Hel & Verdoemenis (Kopi Loewak)
- AleSmith Speedway Stout (Kopi Luwak); también la versión BA
- Jackie-Os Bourbon Barrel Kopi Luwak Dark Apparition
- Jackie-Os Oil Of Aphrodite Kopi Luwak
- Etc,...

Foto de aquí


Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Kopi_Luwak
              http://www.20minutos.es/noticia/102174/0/cafe/excrementos/ciVeta/
              http://www.abc.es/natural-biodiversidad/20140324/abci-cafe-civeta-peta-indonesia-201403241115.html 

lunes, 21 de julio de 2014

"Diciendo las cosas claras..., tal y como son" o "¿Involución del coleccionismo?" o "Perfectamente lícito"

Llevo desde 1998 coleccionando posavasos. Aún puedo recordar de entre los más de 11000 posavasos distintos de 171 países diferentes cuáles fueron los primeros en entrar a formar parte de mi colección. Uno de Grimbergen y otro de Barbar tuvieron la culpa de lo que soy hoy día dentro del mundo posavasero, o tegestólogo, hablando con propiedad, dentro de España..., que no es otra cosa que un coleccionista más, no seré yo el que me heche flores. Puedo recordar cuáles fueron los primeros posavasos que compré en una conocida página de subastas. En concreto de la República Checa. Cuál fue mi primer intercambio de posavasos. Cuál fue el primer país "exótico" que conseguí: unos rusos los cuales hace 15 años no eran nada conocidos y hoy día salen posavasos de auel país 'a patadas' y apenas ya tienen valor. Cuál fue mi primer posavasos africano: uno de la cerveza Zambezi, de Zimbabwe. Ufff..., qué recuerdos... creo que me estoy haciendo mayor y cada recuerdo me sale una cana más o se me cae un pelo más de mi ya de por sí desplobada cabeza.

Uno de los dos primeros que conseguí
En estos 16 años coleccionando he coincidido con todo tipo de gente. Muchos de los cuales hoy dia aún mantengo como amigos coleccionistas con los cuales de vez en cuando hago quedadas, asistimos a los mismos encuentros, tomamos (como no) no pocas cervezas, compartimos habitación en diferentes 'meetings' por aquello de ahorrar gastos, incluso cama... cierta vez en Bruselas y algún que otro sitio. El vínculo con mucho de ellos aunque solamente nos veamos unas dos o tres veces al año (y en algunas ocasiones ninguna) ya es muy grande.

Alguien se puede preguntar: ¿Cómo se puede mantener un vínculo tan grande si ves a una persona una o ninguna vez al año?. Eso es pasión. Pero pasión en su afección de "Apetito o afición vehemente a algo". Ese algo no es otra cosa que la breweriana. El hecho de compartir una afición común y todo lo que conlleva.

Muchos apasionados y falta alguno que otro más

He de decir que esto mismo ha pasado dentro de lo que es el mundo de la cerveza. De probar nuevas cervezas, compartir impresiones, opiniones; por poco o nada que tengamos preparado el paladar para beber ciertas cervezas en determinados instantes, por lo poco idóneo que sea el momento para beber cierta cerveza y lo único que nos importe sea otro tick ya sea en Untapped, Ratebeer o simplemente por decir "Esa ya la he probado yo". En este campo también me he encontrado con muy buena gente y con los cuales he compartido buenos ratos. Pero vamos a lo que nos compete: coleccionismo.

Cuando empecé a coleccionar la primera vez que fui a un encuentro local en Madrid todo me parecía sensacional. Todo un mundo. Un montón de gente que compartía mi hasta ahora extraña afición que era el coleccionar posavasos de cerveza. Por aquel entonces yo coleccionaba todos los posavasos de cerveza. Cuando digo todos, son todos sin excepción. Esto es Alemania, Bélgica, Francia, Holanda, etc, paises que sacan cientos de posavasos diferentes al año. Muy pronto me di cuenta que tenía que priorizar en cuanto a países y me centré en España, Portugal y los exóticos (África, centro y Sudamérica, Asia, Islas del Pacífico y ciertos países europeos). Después de eso y desde no hace mucho estoy más centrado en España y en un segundo plano y sin olvidarme de ellos, los portugueses.

En todo este tiempo me he encontrado de todo y muchas veces pienso: "¿qué más me puedo encontrar?". No quiero decir con ello que todas me parecen mal sino que es una visión de cómo ha evolucionado esto del coleccionismo de posavasos. 

Me explico: al principio y en concreto en aquel primer encuentro local de Madrid un coleccionista que ya lo ha dejado, o mejor dicho, ha parado y su colección permanece en stand-by me dijo (palabras literales): "¿Eres nuevo?, ¿coleccionas posavasos?". "Toma coge de mi caja todos los que quieras, hace un par de meses estuve en un encuentro de Luxemburgo y me traje cientos". Yo que iba con mi humilde caja de posavasos nomalitos de los que se veían por cualquier cervecería de por aquí. me volví con mi caja intacta y como unos 100-200 para mi colección. Increible. A cambio de nada. Grande Javi Vaca.

Hoy es practicamente imposible encontrar eso, o al menos a ese nivel. Está claro que nadie da duros a pesetas; esto es, varias decenas de posavasos a cambio de nada. ¿¿Nadie??, ¿¿A ese nivel??, Quizás seamos unos pocos los que de vez en cuando damos varias decenas de posavasos por alguna novedad que se nos resiste o que simplemente la queremos conseguir para aumentar nuestra colección a cambio de una pila de posavasos que no vamos a sacar por otros medios. Este hecho se suele ver mucho en los intercambios en los meetings en el extranjero a los que he ido en no pocas ocasiones y en los que allí nadie se pregunta por qué tu has cogido cincuenta y la otra parte sólo te ha rebañado 30. Aunque siempre uno se encuentra de todo en esta viña del Señor... Pero tanto un motivo como otro son perfectamente lícitos.
Por otro lado antes recuerdo que si uno conseguía posavasos de cierto lugar ese posavasos lo distribuía a cambio de nada, o mejor dicho, a cambio de un "ya me recompensarán otro día". Ahora no. Ahora uno consigue un posavasos y se lo guarda no vayan a quitar la exclusiva. En el mejor de los casos se ofrece a los conocidos a cambio de otro posavasos y en el peor de los casos se reserva y se saca dentro de unos dos o tres meses: especulación posavasera. No cabe duda que el conseguir una novedad se ha convertido en toda una gymkana. Primero enterarse que existe tal novedad que ya de por sí es harto complicado. Afortunadamente ya somos muchos los que coleccionamos concretamente posavasos y es muy difícil de enterarse de una novedad que no haya salido en la zona de influencia propia. Una vez que se ha localizado dicha novedad contactar con el productor para ver si puede mandar uans cuantas copias. Si accede, uno ha triunfado. Si no, pues toca darse el viaje de turno o contactar con nuestros contactos cercanos para ver si se pueden pasar por dicho lugar y conseguir de momento una copia y por si acaso tres o cuatro más. Perfectamente lícito.

También hay que tener en cuenta quedan muy pocas personas con las que se mantiene ese intercambio de "siembra y triunfarás", o al menos ese es mi caso. O sea, uno da posavasos de su zona o de los que haya conseguido a cambio de nada a corto plazo pero que a medio o largo plazo seguro que cae alguna cosa. Siempre teniendo en cuenta que eso se hace o se suele hacer si uno ha conseguido suficientes copias de un modelo. Si hay otro modelo que goza de cierta "exclusividad" ya con ese otro coleccionista ese "siembra y triunfarás" se convierte en un intercambio uno a uno, como es normal y todo el mundo entiende. Perfectamente lícito.

Otro aspecto que me he encontrado últimamente es: uno se encuentra una novedad "por casualidad" (como ocurre las muchas de las veces) y a la hora de cambiarlo dice (palabras textuales): "No, es que el mío, aunque es novedad, es mejor y más difícil de conseguir que el tuyo". Perfectamente lícito también pero como decía un buen amigo mío: "Guerrileros somos y en las trincheras nos encontraremos".

Por último no quería cerrar esta entrada que estoy seguro que va a dar de hablar en toda clase de círculos, tanto abiertos como cerrados, sin nombrar aquellos posavasos que o son plagios, o son falsos, o inventos, o truños o fakes o como se les quiera llamar. Es un hecho que se viene dando desde hace cosa de un año y medio, al menos que se tenga constancia fehaciente; yo personalmente creo que desde hace mas tiempo. Consiste en ser un poco hábil en el manejo del Photo Paint, tener un cierto contacto con alguien de una imprenta, aunque también se puede hacer con una impresora casera e imprimir sobre cartulina, y usar de un buen canal de distribución al que acoplar los posavasos como si fueran originales y como no a cambio de otros que SÍ lo son y que formarán parte de la colección del artífice de estos hechos mientras que el que ha accedido al cambio ofreciendo posavasos buenos se queda con cara de estúpido pensando: "¿Qué he hecho yo para merecer esto?".

Todas estas formas que he comentado son las que me he podido encontrar a lo largo de los años cambiando, al menos las que más me han llamado la atención y sobre todo en los últimos tiempos. Está claro que se han cambiado los hábitos de cambiar posavasos. Pero de cambiar los hábitos con respecto al intercambio de posavasos al hecho de falsear algunos va un trecho. En el primer caso perfectamente lícito, en el otro no sé hasta qué punto el utilizar el logotipo de una empresa por parte de un tercero goza de algo de legal.

Quiero dejar constancia antes de todo que esta entrada ha surgido de una motivación interna que me corroe cada vez que me ha pasado, más a menudo en los últimos meses, y que dice muy poco no sólo del coleccionismo breweriano sino de la propia personalidad del españolito coleccionista de posavasos en particular que es lo que yo manejo. Dicho en claro: estoy harto que un coleccionista foráneo justo antes de terminar un intercambio me diga por activa y por pasiva si los posavasos que ofrezco son legales o no. Pero bueno supongo que va en la genética nuestra y puedo entender que unos ese gen lo tienen como dominante y otro como recesor.

martes, 8 de julio de 2014

Ranking de junio'14

Si mayo fue un mes en que que no bebí gran cosa pero por el contrario me dejó bastante buena impresión; este mes ni he bebido gran cosa y sólo unas pocas (poquísimas) me han terminado de gustar.
Dicho esto vamos a pasar a la, digamos..., la única sección que mantengo fija en el blog y que sin ella a saber qué sería del mismo: las mejores cervezas tomadas en junio.


Dieu du Ciel Péché Mortel - Imperial Stout (9.5% ABV)


Gracias a uno de mis intercambios que tuvo lugar en septiembre del año pasado (no sé cómo he aguantado tanto sin bebérmela y aún tengo la Dieu du Ciel Péché Mortel en Fût de Bourbon Américain pendiente...). Sin duda uno de los mejores intercambios que he podido realizar. Fue en persona debido a una visita que hizo Dany con su pareja pasando unos días por España.
Tiene un color negro intenso con espuma de color beige que se disipa muy rápido, en tres o cuatro minutos, no más. Aroma con notas a maltas asadas, muy intenso, al igual notas a regaliz y a grano de café. Sabor igualmente cafetoso, maltas tostadas, ciertos matices a ceniza, nada de alcohól en el trago a pesar de su alta graduación y es que todos los matices tapan de excelente manera las notas alcohólicas. El alcohol aparece sutilmente al final con un amargor no muy molesto y cierta sensación de sequedad en la boca.

Naparbier Napar Porter - Porter (6.4% ABV)

Foto de su propia web
De Naparbier creo que ya está todo dicho. Sus andanzas y buena impresión por allá por donde han pasado así lo corroboran. Copenhage, Bodegraven, y muchos otros festivales nacionales se han rendido a sus pies y gracias a ello y a otras muchas otras cosas más han logrado relacionarse con lo más granado de los elaboradores europeos: Toccalmatto, HaandBryggeriet, Lervig, Mikkeller, Nogne Ø, Alvinne.
Lo que más me sorprendió de esta cerveza fue al abrirla que emanó un agradable aroma a café que hacía preveer que me encontraba ante otra genialidad de estos navarros. Color negro con una densa espuma de color blanquecino de buena duración. Fuerte aroma a café, chocolate negro y ligeramente a regaliz. Sabor intenso a café, cacao con ligero amargor y levemente ciruelas negras pasas. Final seco dominado por el chocolate negro, ciertos matices a ceniza también están presentes. 




Sevebräu Ex 1 IPA Seve-Boris - IPA (7% ABV)

Bebida y disfrutada por primera vez en la Feria de Cervezas Artesanales que tuvo lugar el mes pasado en Madrid y de nuevo en casa más tranquilamente en casa es una cerveza que se hace querer. Para su elaboración se han unido José Severiano con más de diez años de experiencia elaborando cerveza como homebrewer y que hace poco se ha lanzado con su propia micro: Sevebräu; y Boris de Mesones, maestro cervecero por la VLB (Versuchs und Lehranstalt für Brauerei) en Berlin, juez de la Copa del Mundo y varios festivales europeos así como ganador de varias medallas con sus cervezas elaboradas en su propia micro sur-coreana Boris Brewery and Bar.
La cerveza tiene un color dorado, con ligera turbidez, espuma blanca, cremosa, de buena retención y bonito encaje. aroma con notas cítricas, muy frutal, ligeramente resinas. Sabor con buen amargor, muy refrescante, leves notas florales combinadas con las cítricas. Muy bien compensada. Final con buen amargor, bastante duradero y cierta cremosidad en el paladar. Muy fácil de beber. 



BrewDog / Lost Abbey Lost Dog - Imperial Porter (11.5% ABV)

Cuando se unen dos grandes productores como BrewDog y Lost Abbey el resultado no puede ser otro que una cerveza como Dios manda, de excelente calidad. Es por ello que esta fue una de mis elecciones para un día muy especial, un día en el que yo, iluso de mi, creía dar por finiquitado la temporada laboral más repleta de eventos. No estaba en lo cierto, aún quedaban y quedan más cosas pero me alegro porque así puedo dar opción a otro cervezón de este tipo.
La Lost Dog tiene un color marrón oscuro con espuma de color beige que se disipa muy rápido. Aroma a maltas tostadas, frutos rojos maduros: ciruelas más bien, notas a melaza y levemente nos muestrs su paso por barricas. Sabor ligeramente dulce, pero sin ser empalagoso, dominado por las notas melosas las cuales están por encima sobre el resto de matices: fruta madura, azúcar candé y notas maltosas. Final dulzón, muy frutal y con muy buena presencia de notas a barrica de ron las cuales no aparecen hasta el retrogusto. El alto contenido alcohólico se encuentra muy bien escondido entre las notas melosas.

Esto ha sido lo poco que ha dado de sí el mes pasado en cuento a cervezas. Como dije al principio muy pocas han merecido estar, o mejor dicho obtener una puntuación de unos 3.7 sobre 5.0, para poder optar a estar en el Ranking Mensual. Pero las que están son por meritos propios, no me cabe duda.

Un saludo a tod@s y buena cerveza.

domingo, 15 de junio de 2014

Crónica de la IV Feria de Cervezas Artesanas de Madrid

Con cierto retraso vamos a ver lo que dio de si desde mi punto de vista la IV Feria de cervezas Artesanas de Madrid que tuvo lugar el pasado 1 y 2 de junio en la ya habitual cervecería L'Europe situada en la calle Cardenal Cisneros, en plena "Zona 0 Cervecera" de Madrid.


El domingo a mediodía allí me encontraba como un fijo a eso de las 13:30; ya había ambiente, no en vano a primera hora me pude encontrar algunos blogueros que habían madrugado más que yo y que encontraban desde bastante más temprano probando las cervezas de los distintos elaboradores que tenían stand. Estos fueron los que asistieron a la feria:
  • La Quince
  • Moustache
  • Gruit
  • Vier
  • Zeta bier
  • Lluna
  • La Pirata
  • La Cibeles
  • Sevebrau
  • Brux Brewery
  • Keltius
  • Medina
Aparte también se estuvieron pinchando Timmermans, Troubadour, Dawat 18.41, etc.

Sin duda el panorama mucho mejor que por lo menos la pasada edición. Habían varias que ya tenía ganas de conocerlas personalmente: Sevebrau, La Quince; y otras que fue un placer volver a ver como es el caso de Arán al frente de La Pirata, Jesús de Medina, etc.

Nada más entrar en la cervecería y... Zas!!! De bruces con Enrique Solaesa y su mujer, el mismísimo presidente del Club de Coleccionismo Cervecero CELCE allí mismo. Los caminos del coleccionismo son inescrutables y allí estaban para ver si algún elaborador había traído algún posavasos que le sirviera para su increible colección. Como así fue a la postre, así es que con ese "input" no tuve otra opción que acercarme al stand de la Brux Brewery y probar las dos cervezas que estaban pinchadas en ese momento: una Bitter y una Stout. Muy correctas ambas, pero especialmente me gustó la Brux Akelarre una Bitter que se alejaba un tanto de la clásica inglesa enmarcada en este estilo, lo cual agradecí. El estilo Bitter no es de los que más me gusten. Ahora bien sólo he probado lo que nos llega a España en bote o en botella, me gustaría probar algo directamente del cask. En cuanto a la Brux Corvux, una Dry Stout, presentaba una alta presencia de maltas asadas, con intensas notas a café y chocolate negro, un tanto seca al final del trago.

En mitad del local estaban Lluna, unos productores levantinos a los cuales conocía desde el AMCA'12 y con los cuales tanto en aquel festival como en esta feria compartí gratas conversaciones sobre todo enfocadas a proyectos futuros y buscar otra forma de distribuir su cerveza, darla a conocer, etc. Sus cerveza están elaboradas íntegramente con materias primas biológicas. Allí me tomé una Lluna Happy Flower, mejorada con respecto a cuando la tomé por primera vez.

Me quedaba justo al lado La Pirata con Arán al frente el cual estaba charlando con Tibor Domenech quien me dio la noticia que justo el día anterior fue el último día de Animal. Me sorprendió muchísimo y me arrepentí mucho no haberme enterado ya que me hubiera gustado el estar la noche del día anterior pasando un buen rato en el local. rememorando los buenísimos momentos que ha pasado con muchos amigos tanto nacionales como foráneos. Era obligado beberse allí su fabulosa La Pirata Mayo 15:37, tan refrescante, frutal, cítrica y ligeramente ácida como siempre. Arán me comentó que por fin parece ser que va a tener fábrica propia y que se quedará únicamente con una gama de cervezas base: Suria, ViaKrucis, Tremenda, Black Storms and Black Block. La Mayo en concreto se la va a quedar Cervezas Son pero manteniendo el logotipo de La Pirata en la etiqueta debido al "buen rollo" entre los dos productores.

Junto a José Severiano
De allí a conocer a Sevebrau (José Severiano) con el que estuve charlando largo y tendido. No queda nada lejos ese primer encuentro que tuve hace dos años con Seve en la primera feria de Noblejas en donde me agradó especialmente una cerveza que llevaba de estilo Bitter. Ahora dos años después tocaba lo primero de todo darle la enhorabuana por la medalla de bronce conseguida hace unos meses en el Shangai International Beer Festival presentando una cerveza de estilo IPA en cooperación con Boris de Mesones. Me agradó la Seveboris, que así es como se llama la que ganó la medalla de bronce en el festival de Shangai, muy refrescante, cítrica, muy fácil de beber, para beberla en cantidades ya que no resulta nada cansina ni estridente. Además tuve oportunudad de probar la Sevebrau Gusti, una estilo Lager con una buena base maltosa y agradable amargor al final.

Disfrutando del lúpulo con J. Lliso
Y como se suele decir, otro salto de mata y al encontrarme a Gonzalo (Humulus Lupulus) se me entojó a esas horas de la tarde (creo) una Kince Lupulus de La Quince, a saber: Columbus, Nugget, Apollo, Simcoe, Pride, Galaxy, Chinook, Summit, Centennial, Summer, Motueka, Cascade, Experimental, Amarillo, Citra. Muy buena combinacón de lúpulos que proporcionan tanto aroma como amargor con todo sus alfa-ácidos. La cerveza no la encontré tan amarga como me esperaba, de hecho empezaban a relucir ciertos toques acaramelados. También tuve la ocasión de probar una Quince Llipa, con toques cítricos, buena amargor y leves matices a resinas.

Tenía una visita pendiente, al stand de Jesús de Medina y el momento que llegué fue ideal pues tenía pinchada su Medina Happy Lager con bastantes notas lupuladas, leves cítricas, con buena base maltosa y levemente final seco. Como segunda opción me quedaba la 9 Maltas Robust Porter, creo que ya se ha dicho todo de esta fantástica cerveza. Además Jesús nos dio a los allí presentes un nuevo experimento: una 9 Maltas Robust Porter con Chili. Eso un experimento, muy descompensada, y que se hacía, al menos para mi, muy difícil de beber por el picante que poseía, casualemente a partir del segundo trago.

Con Manuel de Zeta Beer
Para quitarme ese sabor tan picante que esta resultaba un tanto molesto, sin duda hay que ajustar las cantidades, qué mejor cerveza que una Pirata Black Block del barril que Arán tenía pinchado desde principio de la feria y que estaba temiendo que se acabara sin volver a probar este pedazo cervezón tan buen equilibrado. Sobran las palabras para la Black Block, cada vez que la tomo acabo encantado y con ganas de repetir una y otra vez.

Gracias a la recomendaciones de los blogueros que nos juntamos me decidí a probar una Zeta Helles, rubia, fácil de beber, notas a heno, buena base maltosa y muy ligeramente dulce. Muy buena cerveza que a la postre se convertiría en una de mis preferidas.

Únicamente me quedaba por probar la Quince Vanilla Black Velvet, una Imperial stout con cierttos toques dulzones en la que predominaba la vainilla sobremanera sobre otros matices, chocolate negro, que aparecían más sutiles en el retrogusto.

Esto es todo lo que dio de sí la jornada del domingo de IV Feria de la Cerveza Artesana de Madrid, sin duda, y como dije más arriba, mucho mejor que la última. Hay que seguir en la misma línea en esta feria que ya se ha convertido en un clásico con el fin de poder decir que en "la capital" tenemos una buena referencia festivalera cervecera.