domingo, 17 de junio de 2018

Lavado de cara en la App de Ratebeer

Que Ratebeer es el sitio on-line como base de datos de cervezas y locales por excelencia creo que no hay nadie que lo pueda poner en duda. Desde su creación allá en el 2000 siempre ha sido un sitio activo para todos aquellos amantes de la cerveza con el fin de que compartieran sus impresiones sobre la misma. Una inmensa comunidad de cientos de miles de usuarios de más de cien países que han publicado casi nueve millones de valoraciones sobre una base de datos de más de medio millón de cervezas diferentes alrededor de todo el mundo.

La entrada en la accionariado de Ratebeer por parte de ZX Ventures, una división de AB InBev, ha ocasionado una entrada de capital que de ninguna otra forma hubiera sido posible... con el fin de mejorar la web. Si bien los cambios que ha habido en la misma no convence mucho a muchos usuarios, entre ellos yo, pienso que mejorará con el tiempo. No llevamos un año con los nuevos implantes y pienso que hay que darla un poco de tiempo. 


¿Pero es esto lo que necesita el beer-geek que se dedica a probar cervezas sin plantearse nada más, más allá de tener un tick para saber que ya la ha probado?, ¿el recién aficionado a este mundillo es capaz de escudriñar una cerveza para sacarla todas sus propiedades?, ¿tenemos tiempo cuando estamos en sociedad con unos amigos tomando cerveza en un local/festival de apuntar nuestras impresiones?

No, no y... no siempre. Ratebeer puede ser la mayor base de datos de cervezas del mundo pero...:
  • Si para tener un tick en una cerveza señalando que ya ha sido probada hay que escribir un texto de mínimo 75 caracteres;
  • Si quiere llegar a todos los amantes de la cerveza, desde principiantes a los más aventajados, o;
  • Si hay que perder tres minutos de una emocionante conversación para escribir esos 75 caracteres...
Creo que no es el sitio apropiado.


Cosa que Untappd si cumple con las tres condiciones arriba mencionadas. En resumen, no hace falta escribir nada para señalar a una cerveza probada, es para todo tipo de bebedores y ¿conocedores? por el motivo anterior y es rápido señalar por medio de estrellitas cuánto nos ha gustado una cerveza. En definitiva: es más práctico. 

Ratebeer no es el sitio apropiado para ello... ¿o sí?. Como ya he comentado más arriba la entrada en el accionariado de Ratebeer por parte de ZX Ventures ha propiciado una entrada de capital que poco a poco los usuarios vamos viendo reflejado, primero en su web, cambiando el diseño y dándole varios giros de tuerca a los foros los cuales son más dinámicos y fáciles de seguir que como estaban anteriormente en los que yo personalmente me perdía temas.

Pero también las mejoras han ido a parar a la App de Ratebeer. Si bien empezó siendo un poco desastre -yo mismo reconozco que me la descargué y cuando vi cómo funcionaba la desinstalé-, actualmente ha mejorado bastante. Me la he vuelto a instalar a raíz del comienzo de los comentarios positivos en los foros y he de decir que me ha gustado mucho..., aunque no tanto como para deshacerme de mis libretas que van de allá para acá.

Como mejoras habría que decir: 
  • El buscador de cervezas el cual es mucho más rápido que el anterior y en el cual a simple vista a medida que se van introduciendo caracteres se van filtrando las cervezas con aquellos caracteres que van coincidiendo. 
  • Una vez dentro de la cerveza en cuestión se puede ver mejor señalado el estilo al que pertenece, el vaso a utilizar, grado alcohólico e IBUs, si tiene esos datos metido, la descripción comercial, etc.
  • Una de las más importantes: se puede hacer un Beer-spotting, señalando dónde se está tomando esa cerveza.
  • Se pueden puntuar cervezas sin necesidad de escribir nada; con decimales de 0.1 a 5.0. Pero si uno se atreve con la "puntuación de experto" ya lo puede hacer separando por Aroma, Apariencia, Sabor, Paladar y Puntuación Total, tal cual está en la web oficial. Tanto en un caso como en el otro se puede o no escribir una reseña.
  • Y además está en español.
  • ...y muchas más que están previstas y otras que se irán soluccionando como el lector de códigos de barras y otras funcionalidades.
¿Todo esto suena a algo?. A mi a Untappd desde luego. La posibilidad de puntuar sin tener la necesidad de escribir nada puede ser un punto a favor para muchos. Y es que no me cabe duda que Ratebeer se ha fijado en que lo que se lleve ahora, en la época en la que los ceros y unos van a la velocidad de la luz, es que la información a tratar circule lo más rápido que se pueda. Untappd a sido un ejemplo de ello: un sistema rápido y práctico de puntuación. Es por eso que Ratebeer pretenda parecerse, al menos en la App, un poco a Untappd.

Eso sí, para aquellos cazadores de "Badges" quizás Ratebeer no sea el sitio más apropiado. ¿Pero hay alguien que le llame la atención conseguir cuantos más Badges mejor como si de pantallas del Candy Crush se tratara?... puede que sí.

jueves, 7 de junio de 2018

Founders Madrid Beer & Music Festival. La Crónica

Los pasados días 1 y 2 de junio tuvo lugar en el patio del Centro Cultural Conde Duque un festival cervecero que vino de la mano de Founders, y por lo tanto el Grupo Mahou San Miguel, y el que todo freaky cervecero estábamos deseosos que sucediera en la capital: el Founders Madrid Beer & Music Festival; en consonancia con los otros festivales Founders que se celebran en los EEUU.

Utilizo el término 'deseando' a conciencia porque en el mismo se reunieron un gran y buen elenco de productores cerveceros de primera línea. Consideración no solo a nivel nacional (cuando llegan aquí sus cervezas); sino también internacional. Allí pudimos contar con la presencia de: Founders, Avery, 3 Floyds, Oskar Blues, Deschutes, AleSmith, The White Hag, Finback, Northern Monk, Melvin, Lervig, Lost Nation, Jopen, All in Brewing, Ocelot, Zagovor, Beavertown, Revolution Br., Stillwater, Ballast Point, Lord Hobo, Taihu Br., Collective Arts, 18th Street, Freemont Br., Dark Horse, The Five Points, Half Acre, Mikkeller, Dois Corvos, Sierra Nevada, People Like Us, Proof, Stone, Triple Crossing y Brew by Numbers en cuanto a extranjeras. A nivel nacional la representación fue de Rio Azul, Nómada, Yria, Cervesa del Montseny, La Quince, La Virgen, Mad Brewing, Tyris, Naparbier, Califa, Wylie, Basqueland y Espacio Cervecero Mahou.

A todo ello hay que sumar varias opciones en forma de food-truck para comer, un escenario con música en directo y un buen número de mesas, bancos y sombrillas para las horas de más sol. 

El acceso al recinto se hacía desde la puerta principal del Conde Duque. Habían dos tipos de entradas: la que se hacía anticipadamente por medio de web de venta de entradas al precio de 40€, entrada VIP con acceso una hora antes, un vaso conmemorativo, guía y 10 tokens; o la que se podía comprar en taquillas el mismo día al precio de 6€, vaso conmemorativo, guía del festival y 2 tokens.

Nada más entrar al recinto a un lado y a otro los stands con los cerveceros a todo lo largo del patio para irar por la derecha y cubrir uno de los anchos a modo de 'L'. En esta línea en forma de 'L' se servía la cerveza por ambos lados, a cada elaborador le correspondía una barra de metro y medio de largo, más que suficiente para un par de grifos. Siguiendo el trazado de la 'L' se encontraban los food-trucks, uno de los puestos habilitados para cambio de cash por tokens, un gran stand de Founders y a continuación todas las cabinas de baños portátiles. Tras ello el escenario para la música en directo en otro de los lados cortos del rectángulo que forma el patio y cerrando con los stands otro puesto de tokens.


La disposición de todo era de los más acertado pues en el espacio central que se formaba había un buen número de mesas y bancos, con sombrillas incluidas tal y como se ha dicho más arriba, para que la gente se pudiera sentar.

En cuanto al festival. En mi caso sólo fui el sábado, eso sí, en sesión continua desde las doce del mediodía hasta las 23:00. Un día me bastó para poderlo disfrutar al máximo, llegando a probar muchas cervezas que quizás de otra manera me habría salido casi imposible, hasta un número total de 64 cervezas diferentes. Todo ello con muy buena compañía. Desde primera hora me junté con dos Ratebeerianos: BRW y fombe89, y la novia de éste. De vez en cuando me veía con los habituales del panorama cervecero de Madrid: le gente de Labirratorium: David, Álvaro, Nacho; Gonzalo, Adrián, Víctor, Daniel G. o con dos tercios de "Como la Birra Misma": Jorge e Israel al final de la noche. Seguro que me dejo muchos más...


Hechos los preámbulos vamos a las cosas a favor y a las mejorables:

A favor:
  1. La accesibilidad al festival muy buena. Sitio céntrico en Madrid, bien comunicado y con posibilidad de optar a dos tipos de entradas: una con la opción de entrar una hora antes y la otra el mismo día aguantando la cola, que en mi caso fue exactamente de 4'43''.
  2. La disposición de todo el conjunto excelente. Tal y como se ha descrito anteriormente nada se había dejado al azar con fácil acceso a todas las opciones.
  3. Baños y lavaderos más que suficientes. Jamás encontré saturación ni en unos ni en los otros. Ni mucho menos saturación a la hora de pedir en los diferentes stands.
  4. Elaboradores, un buen número de ellos, muchos de los cuales, al menos en Madrid, nunca habían llegado anteriormente. Grata impresión con Freemont, Triple Crossing, Ocelot, Lord Hobo o los rusos Zagovor.
  5. Las cervezas, la inmensa mayoría en buenas condiciones, de estilos muy variados y tocando todos los palos. Me agradó ver muchas sour que en las primeras horas de la tarde se agradecieron como segunda opción en lugar de las IPAs.
  6. La guía de cervezas era para enmarcar. Todas ellas con buena descripción y unos breves datos de la cervecera.
  7. El vaso un shaker, o sea, tipo 'caña' de 20cl fue práctico. Casi se podía decir que todos los estilos entraban bien en ese formato.
  8. El precio de las IPAs y algunas gose, la gran mayoría 2 tokens. No está mal por 20cl.

Mejorables:
  1. Se me escapa el sentido de la entrada VIP. Acceso una hora antes esta bien; 10 tokens..., bueno. Pero, ¿por 40€?. O lo que es lo mismo, 30€ para poder entrar antes se me hace excesivo. A lo mejor los que la adquirieron tenían otros derechos aparte del 6-pack de All Day IPA. Si alguien que fuera VIP y lo lee agradecería cualquier dato extra para corregir.
  2. No fue generalizado pero como suele pasar, probé tres cervezas en las que el lúpulo ni existía ni se le intuía, lo que hizo que hubieran muchos comentarios al respecto. Había contenedores refrigerados en donde se guardaban los barriles a ser rotados, bien en ese aspecto; pero no tengo muy claro si antes de estar en esa ubicación el cuidado fue del todo idóneo. Como digo fueron casos puntuales pero es más gravoso si entre esos casos están 3 Floyds (con la Necron 99), Melvin (con la Your IPA) o Deschutes (con la Mirror Pond Pale Ale).
  3. Si bien el diseño del vaso fue muy práctico al ir a este festival a probar muchas cervezas me hubiera gustado que el mismo tuviera no sólo que tuviera una línea con posibilidad de servir la mitad, ajustando el precio para tal caso; sino también un poco mayor de tamaño.
  4. El precio de unas pocas IPAs, otras gose y las Impys, entre 3 y 4 respectivamente. Sinceramente pagar 4 tokens (estamos hablando de 4€) por un vaso de 20cl (menos de media pinta) se me hace un poco subido.
  5. No me gustó mucho que al final, siendo políticamente correcto, se nos echara del recinto cerrando los grifos por el mero hecho de que estaba lloviendo, cuando ya estuvo así toda la tarde.
Cerveza verde: Proof Evil Kiss Blue Raspberry

En cuanto a las mejores cervezas que me pude beber en el festival es complicado con quedarse con sólo tres pero si tengo que hacer lo propio diría que en cuanto a las oscuras serían:
  1. Freemont Dark Star Bourbon Barrel
  2. Freemont B-Bomb
  3. Triple Crossing Black Dolphin

Freemont Dark Star. Bourbon Barrel
Sin olvidar muy buenas IPAs como las:
  1. Freemont Lush IPA
  2. Lord Hobo Glorious
  3. Triple Crossing Falcon Smash
Muy complicado con quedarse son con un par de ellas.

Resumiendo, el festival ha estado más que bien, muy bien. Puede ser un buen comienzo para que por fin Madrid tenga un festival de referencia que toque no sólo el panorama nacional sino que sea más atrevido buscando otros elaboradores extranjeros que no llegan tan a menudo o tanto como nos gustaría. Todo de la mano de Founders aunque parece claro y no creo que alguien lo niegue que el Grupo Mahou San Miguel ha tenido mucho que decir.

Desde que el Grupo MSM adquirió el 30% de Founders Brewing todos pensábamos que las cervezas norteamericanas se iban, no solo a ver más a menudo, sino también a un precio inferior e incluso apostando en la presencia de grandes superficies. No es para tanto y pienso que a cada producto hay que darle un canal de distribución acorde a la calidad del mismo. Nos quejábamos que llegaban pocas nuevas referencias de Founders, alguna ha llegado sí, pero pocas; nos quejábamos que fuimos el último país de nuestro entorno al que llegó la CBS, pero al final la tuvimos.

Personalmente me da igual que la CBS haya llegado dos o tres meses más tarde que en el resto de Europa, me da igual la poca variedad de Founders que se encuentran en los bares y locales asociados si ellos mismos me pueden ofrecer todos los años un festival como este. Así es que...

Bienvenido Founders Festival y por muchos años más.

miércoles, 30 de mayo de 2018

La cerveza y el queso (I). Queso Cremosuco a la Cerveza

La cerveza y el queso desde tiempos inmemoriales han estado íntimamente unidos. Por todos es sabido que tanto el uno como la otra fueron parte del sustento diario de aquellos monjes productores de cerveza en las abadías de la Edad Media.

Los tiempos cambian y hoy día como cabe esperar ya no es así. No obstante siempre hay ciertos reductos en los que algunos se resisten, y hacen bien, en separar de alguna forma estos dos alimentos base de cualquier dieta. En esta sección que iré ampliando conforme vaya probando quesos en los que la cerveza ha intervenido o tienen gran protagonismo, va a tener cabida esta unión inseparable.

Queso Cremosuco a la Cerveza Dougall's

La unión de los dos sabores más naturales de Cantabria dan forma a este queso elaborado con cerveza Dougall's (Liérganes) a la que recuerda su color rubio y el de su aroma. Armonía entre la frescura y suavidad del queso de vaca con la amargura y fuerza de la cerveza ofreciendo un maridaje perfecto en un solo bocado.

Elaborado por La Pasiega de Peña Pelada se trata de un queso de corteza lavada, de leche pasteurizada de vaca frisona salándolo en un baño de salmuera. Casi al final del proceso se le da un baño con la cerveza Dougall's 942 consiguiendo así una textura cremosa y un amargor procedente de los lúpulos americanos utilizados en la cerveza: simcoe y cascade. Al final se lava para restarle amargor, consiguiendo así un queso de pasta blanda ideal para ser untado, que no pierde el matiz de su sabor a cerveza, mantiniéndolo tanto en su corteza como en el interior. Para su elaboración se utiliza la levadura de la misma cerveza Dougall's 942.

Características organolépticas:
  • Aspecto pasta y corteza: corteza fina, lisa con cierta humedad y remelo. Pasta ciega, sin ojos, blanda, flexible, compacta, fina y cremosa.
  • Sabor característico: ligeramente ácido, correcto de sal y con un retrogusto levemente amargo que recuerda a la cerveza.
  • Olor característico: láctico, con toques tostado, a malta y un cierto recuerdo a pan.
  • Color característico (pasta y corteza): color marrón, tonos tostados.
  • Textura característica: tierna, cremosa, blanda y fundente. Solubilidad alta en boca.
El queso se envasa al vacío con el fin de que no pierda su cremosidad y evitando que salgan los antiestéticos mohos. Una vez abierto es recomendable conservarlo en la nevera tapándolo con un film o un trapo húmedo.

Formato: en cajita de madera.
Tamaño: cilíndrico de 350grs.
Premios:  
1. Medalla de oro en el World Cheese Award 2016
2. Finalista en el Salón Internacional del Club Gourmet 2016

En mi caso a la hora de maridar el queso he preferido hacerlo con la Dougall's IPA 9. El toque del queso a leche cruda junto al amargor de esta cerveza resulta una muy buena combinación.

Datos La Pasiega de Pela Pelada:

Herederos de Tomás Ruiz, S.L.
"La Pasiega de Peña Pelada"
Calle Sierra Hermosa 16A
La Cavada (Cantabría). 39720
Web: https://www.lapasiegadepenapelada.com/
Tlf móvil: 629943174
Tlf: 942 53 93 61
Fax: 942 53 91 82



Fuente: Página web de La Pasiega de Peña Pelada
Gracias a César Ruiz Solana por la información proporcionada.

martes, 15 de mayo de 2018

Vuelta a los intercambios cerveceros. #3/2018

Uno le coge el tranquillo a esto de los intercambios pronto. Bien es cierto que es una "pasta" importante lo que cuestan pero luego está la satisfacción de ver lo que te llega, que muchas de las veces, como ha pasado ya este año, son cosas que de momento no se ven por aquí. Y eso que en cuanto a distribución no nos podemos quejar precisamente, al menos en Madrid.

El primer intercambio que quiero comentar lo llevé a cabo en persona. Huelga decir lo dicho en cuanto a gastos en el párrafo anterior. Marc de Rusia vino a Madrid a pasar unos días después de haber estado la semana anterior en Málaga. Previamente nos habíamos puesto en contacto vía correo de Ratebeer, o como decimos nosotros, BM, concretando nuestros gustos y preferencias.

El día que nos vimos aparte de hacer una mini-sesión por un par de locales madrileños nos dimos las botellas que había concretado el otro. En mi caso lo que me trajo fue:
  • AF Brew Zimnaya Melankholiya - Baltic Porter - Rusia
  • Bakunin Zatmenie - Imperial Stout - Rusia
  • Victory Art Brew Red Sails IPA - Indian Pale Ale - Rusia
  • Lasha Beer 10P - Pale Lager - Tibet (mi país #102)



Sin duda satisfacción absoluta por lo conseguido. Probando otros estilos bien diferentes a las aburridas lagers de los países del este en un mercado que no hace otra cosa que crecer y por conseguir un nuevo 'country-tick'.

-     -     -     -     -

El segundo intercambio que voy comentar se dio gracias al 2º Euro Swap en 2018 de Ratebeer. ¿Y que es eso del Euro Swap?: convocatoria de intercambio de cerveza en el cual y tras apuntarse a la misma, se confecciona una lista con los participantes recibiendo una caja de cerveza (mínimo 3 litros) del usuario que se tiene por encima de la lista y mandando al que se tiene por debajo. Se fija una fecha máxima de envío y listo.

En esta ocasión yo tenía que mandar a Holanda, a un conocido y reputado rater holandés, y recibir de Alemania, de uno de los Admins de algunos Länder. Esto es lo que recibí:
  • FrauGruber Pleased to Meet You - IPA
  • Hoppebräu Helles - Dortmunder/Helles
  • Kirner Märzen - Oktoberfest/Marzen
  • Müllerbräu Wintersud - Oktoberfest/Marzen
  • Uerige Doppel Sticke - Altbier (Top 50)
  • FrauGruber Hounds of Hell - IIPA


  • Buddelship Mr. W - India Style Lager
  • Heidenpeters Wild IPA - IPA
  • Camba Bavaria Barley Wine - Barley Wine
  • Rigtersbier Better Together - German Hefeweizen
  • Ratsherrn Dreizack Tripel - Abbey Tripel
  • de Molen / Brussels Beer project Cher & Choco - Imperial Stout

Muy buenas e interesantes cervezas, alguna de ellas escapándose de los estilos alemanes clásicos pero alcanzando muy bien el listón en cuanto a la calidad se refiere.

Ya no me queda nada de ninguno de los dos cambios y es que hay que acabar con todas las existencias en botella que me he juntado en poco tiempo. No obstante esto continuará y ya hay algunas cosas apalabradas. Iremos informando.

jueves, 26 de abril de 2018

U.F.O. Fest. La temporada ha comenzado

Comienzo de la temporada festival-cervecera de Madrid y qué mejor que un buen plato fuerte. Todo, sin contar con la Artesana Week 2018 que tuvo lugar una semana antes y que se enfocó más bien a una serie de actividades en locales del madrileño barrio de Lavapiés en torno a la cerveza. 

El U.F.O. Festival organizado por Yria (Ernesto y Ani) tuvo lugar el pasado fin de semana en las instalaciones de CCVK (Enrique Velasco 21), a escasa distancia del Metro de Nueva Numancia..., por ahora, ya que de propias palabras de Daniel de Julián, su propietario, necesita ampliar y espacio ya va quedando menos. Como no podía ser de otra manera ahí estuve yo para no perdérmelo. 

Tras una gestiones previas conseguí mi pase VIP que me daba acceso a las 12:00 del sábado, una hora antes que el público general, con derecho a barra libre de todo lo que pudiera probar durante ese día. Qué penita y qué dolor o como dice un buen amigo mío: todo un sufrimiento.

Tras una espera de 50 minutos por fin pudimos entrar. Cincuenta minutos de retraso con respeto a la hora prevista...: no pasa nada, hay muchas horas por delante. Los momentos previos fueron de saludar a la gente: Jorge Solana, David Gago, Álvaro Toledo, Aurora, Alfre,..., más tarde Israel y poquito más Gonzalo. Vamos, todo un honor compartir cervezas con semejante elenco.


Recojo mi copa snifter, patrocinada por Zombier, pienso que si no se me rompe ya tengo una para mis Impys -estoy harto de usar vasos tipo nonic, shaker o 'dildo-vasos' para este tipo de cervezas. La primera que pruebo nada más ponerme la pulsera de rigor fue la FrauGruber Modern Times, muy rica e ideal para comenzar; me dirijo a la segunda altura y tras beberme la media copa me precipito al baño a enjuagarla y a pedir una Brewski Mistery Monster, necesito más... y paso a la Proclamation Nomenclature DIPA,... me comentan el precio de esta cerveza en lata, la miro, me bebo un sorbo, la vuelvo a mirar, vuelvo a pensar en el precio de la lata, la vuelvo a mirar, miro a los cerveceros, le mango una pegatina y pienso "pues bueno...".

Toca cambio de tercio y voy a una marca segura. Me pido una Alvinne Wild West Kriek Framboos, excelente; de seguido una Alvinne Naakte Elf, un poco menos pera también muy rica. Llega la gente de Magic Rock y me pido una Hedonic Escalation, muy buena y tras ella me dirijo a probar una de las portuguesas presentes en el festival: la Lindinha Lucas Session IPA, una cerveza para olvidar.

Tras la propuesta de comer de Jorge Solana y la referencia de Daniel (CCVK) más que acertada, nos fuímos a llenar el estómago con una hamburguesa a un bar al lado. Por cuatro euros resultó ser todo un acierto. Qué pena haber vuelto a ese sitio y haber pedido la ración de oreja...

Tras ello y con el estómago lleno había que dedicarse en cuerpo y alma a beber cervezas más alcohólicas. No obstante antes me decanto por las Kernel Pale Ale Enigma Nelson Sauvin Centennial y la Kernel IPA Citra. Ambas al estilo Kernel, muy frescas. La Poppels/Brewski Passion (D)IPA y la Yria Brainstorm sin Gluten las siguieron, esta última muy buena y maltosa.

...y llega la chicha de verdad. Ya sin orden ni concierto me bebo la De Molen/Zombier Nibs & Beans BA y la Pyynikin/Post Scriptum/In Peccatum Two Broken Ribs (Møm Brewers). Ambas buenas pero prefiero la De Molen. A todo esto me dicen "prueba esto". Veo las estrellas, alucino,..., a por ella. FrauGruber/Bierol Fruits on Dope. Una pasada de cerveza que hace un buen contrapunto a lo justo probado anteriormente. Y después como me pilla al lado pruebo la Kernel Bière de Saison Damson..., y yo que pensaba que sólo las IPAs de esta gente eran merecedoras de ser cervezones..., craso error. Excelente, la repito.

Para seguir con este estilo vuelvo a repetir con la Alvine Kriek Framboos y alguna otra. Todo llega, así es que escojo la Warpigs Calma Calma Calminha Porto BA. Sencillamente brutal. Tanto es así que la repito de nuevo..., mayor cantidad que antes. La sigue la De Molen Hel & Verdoemenis Bowmore BA Eisbock con 21.3% de ABV de nada..., que no se notan para nada. Después de toda la sesión vespertina en la parte superior del local me entero que magic Rock han pinchado su Barley Wine: la Magic Rock Strongman. Buena pero no emociona y eso que es un estilo que me gusta bastante.



El colofón llega con la Lervig CocoNutz Cake Bourbon Barrel Aged... OMG!!! Buenísima, con sirope de arce, de 10..., una cerveza que a pesar de sus 12% ABV pasan como si nada..., repito.... y repito una última que me llevo de camino al metro para seguir bebiendo en otro local... pero eso es otra historia. El U.F.O. Fest había acabado para mi.

Vamos a la parte crítica de pros y... no contras sino cosas a mejorar, como viene siendo habitual en estos casos:

Cosas a favor:
  1. La ubicación. El hecho de celebrarse en un lugar que se encuentra a cinco minutos de una línea de metro la cual cruza Madrid de sureste a norte con la contidad de correspondencias con otras líneas facilita mucho la cosa al personal tanto a la ida como a la vuelta.
  2. El aforo. Tan temido por mi parte pero que en ningún momento hubo agobios ni para pedir cerveza ni para hablar dentro del local. Otra cosa que por la tarde ya decidiera estar más tiempo fuera que dentro por el calor existente.
  3. El recipiente. Si bien yo me las tomé en copa snifter, el vaso de pinta tenía tres medidas para decidir cuánta capacidad tomar. Un acierto que ya comenté en la crónica del Noblejas cuando se sacaron estos vasos y esta vez no va a ser menos.
  4. El precio de la cerveza. Esto es algo que no puedo opinar pues como he dicho más arriba en mi caso yo tenía 'barra-libre'. De todos modos decir que esta opción para un festival me parece de lo más acertada. Por otro lado no oi ninguna queja respecto a los precios teniendo en cuenta los cervezones que se servían.
  5. La cerveza. Todas top. Sólo hubo una que no me gustó nada de nada pero lo considero meramente anecdótico. En cuanto al resto en sus diferentes estilos: las IPAs muy frescas, las sour para gozarlas, las Impys para disfrutarlas. Muy, muy, muy buena selección.
Cosas a mejorar:
  1. Enjuagado de vasos y baños. Todo en uno. Sólo vi uno disponible la mayor parte del día. No obstante al estar la barra del tap-room de CCVK abierta no hubo problema alguno en facilitar el enjuagado de vasos por parte de a gente de CCVK. Muchas gracias.
En cuanto a las mejores cervezas que tomé, por este orden:
  1. Lervig CocoNutz Cake Bourbon Barrel Aged
  2. Warpigs Calma Calma Calminha Porto BA
  3. FrauGruber/Bierol Fruits on Dope
En definitiva, un festival de diez que para ser su primera edición poco o nada tiene que envidiar a otros celebrados en Madrid. La experiencia cuenta y mucho y es que aquellos mini-festivales de Yria celebrados en Chinaski han hecho las veces de germen de apredizaje para que este saliera como ha salido. Enhorabuena.

Para terminar no quiero dejar la ocasión de volver a comentar a toda la gente con las que compartí charlas y cervezas: Jorge S., Israel, Gonzalo, David G., Álvaro T., Aurora, Alfre, y algún cervecero con los que crucé unas palabras (muy pocas en algún caso): Daniel de CCVK, Menno Olivier de De Molen, Glen de Alvinne o el de la cara blancucha de Proclamation.




Mil gracias a tod@s. Ahora el Beermad y el Founders Madrid Beer & Music Fest esperan...

lunes, 16 de abril de 2018

Rochefort 10 vs. St. Bernardus 12 vs Westvleteren 12

Lo comenté en mi última entrada cuyo tema principal oscilaba en el hecho de comparar cervezas que por unas razones u otras se las equiparan muchas de las veces en según qué círculos nos encontremos. Esa última entrada cuyo tema principal era la comparación entre dos o más botellas fue con motivo de mi #ISD2017 cuando me tomé dos botellas de diferentes añadas (2008 y 2011) de Goose Island Bourbon County Stout. Con diferencias muy claras entre sí.

En esta entrada no van a ser dos o más botellas iguales de diferentes añada sino tres botellas de diferentes elaboradores y que muchas de las veces surgen en conversaciones sobre gustos cerveceros. El combate entre la Rochefort 10, la St. Bernardus 12 y la Westvleteren 12 (R10, SB12 y WV12, respectivamente y en adelante) ha comenzado...

Pero antes de entrar en las características que a MI me parecieron vamos a entrar en faena de cómo conseguí cada una de ellas, la guarda que han tenido, en alguno de los casos de años, etc.

Creo que a nadie le extrañará si digo que la R10 y la SB12 las conseguí de un supermercado. En ambos cosas dicho establecimiento localizado en La Mata (Alicante), lugar de veraneo y en donde en algunos sitios, más allá de supermercados y badulaques, se pueden encontrar algunas buenas cervezas alemanas y/o británicas.

Por otro lado de WV12 de momento en supermercados no, obvio; pero tampoco en ninguna tienda especializada de Madrid u otra ciudad. No será porque no la haya visto, todo lo contrario. Siempre que la veía me decía: "No la cojo porque tengo una guardando y para qué gastarme un dinero para una cerveza que quizás no me va a agradar tanto como se la espera". Esa "una" que la tenía en guarda me llegó por medio de uno de esos intercambios de cerveza que hace un tiempo hacía y que este año he vuelto a retomar. El 'rater' que no sólo me mando esta WV12 sino también una WVIII fue Jan Bolvig, la máxima eminencia en Ratebeer con más de 53000 valoraciones* hechas.

Desde que la recibí, en febrero de 2012, hasta ahora ha estado mimada en pañales, con cambios mínimos de temperatura y protegida de la luz. Seis años en mi casa y seguro que alguno más en la de su propietario inicial. El diseño de la botella, sin serigrafía, sin grabado, sin el anillo rodeando el cuello de la botella, me hace pensar que tiene bastante tiempo encima. Por lo menos bastante antes del cambio de ruta por parte de los monges trapenses de la Abadía de Saint Sixtus para dar a conocer sus afamadas cervezas.



Hechas las introducciones vamos a ver lo que me pareció cada una basado en cinco parámetros (Apariencia, Aroma, Sabor, Final e Impresión):


Rochefort 10 St. Bernardus 12 Westvleteren 12
Apariencia Marrón con espuma de color beige, bastante generosa, con muy buena retención que permanece durante todo el transcurso de ser bebida. Marrón con escasa espuma de color beige, a pesar de la escasez de espuma tiene una gran carbonatación y hace un poco de "geiser". Marrón con mínima espuma de color beige que desaparece muy rápido, casi uno ni se da cuenta de ello para terminar desapareciendo por completo.
Aroma Las notas a caramelo se hacen más presentes que en la SB12. Aparecen también matices a fruta madura y maltas tostadas. Notas a azúcar candé, caramelo, pan tostado, ligeramente especiado. Notas a caramelo, azúcar tostado, especias, frutos secos, levadura. La presencia alcohólica está perfectamente tapada por las notas acarameladas, matices a nueces y almendras tostadas con cietos toques a madera.
Sabor Sabor dulzón, mucho más compensado 
que la SB12 pero sin llegar a ser empalagoso. Buena presencia a notas a pan tostado, almendra y caramelo.
La presencia alcohólica es mucho mayor que en las otras dos, la cual domina sobre las notas acarameladas que aparecen fugazmente. Matices amargos con leve presencia de las típicas levaduras belgas. Sabor ligeramente 
dulce, especiado, notas a azúcar candé, nueces también presentes con un buen contrapunto frutal recordando en ciertos momentos a 
fruta en almíbar.
Final Cerveza muy bien compensada con final ligeramente dulce y con ciertos matices a madera y frutos secos. Sedosa en boca, de trago largo, muy fácil de beber y en la que sus 11.2% de ABV no se notan para nada. Final amargo y alcohólico que la hacen un poco difícil de terminar en comparación con las otras dos. La única que me dejé un poco por terminar. No obstante en el final persisten las notas a pan tostado. Sedosa, densa con notas a fruta madura, quizás pasas, caramelo, frutos secos predominando las almendras, ligeramente dulce y con el alcohol muy bien escondido por las notas acarameladas. Con matices a madera como si hubiera estado envejecida en roble.
Impresión A medida que se van calentando las notas a madera se hacen más presentes con ciertas sensaciones secas en el paladar. Una cerveza muy bien equilibrada pero al final la presencia alcohólica se hace más presente y tomándola a la vez que las otras dos se hace un poco más pesada. Una buena cerveza que a pesar de eso en comparación con las otras dos se queda muy por detrás. Muy alcohólica a pesar de ser la que menos ABV tiene de las tres. A medida que se va calentando va ganando en cuerpo. Una cerveza que colma todas las espectativas que había vertidas en ella; muy bien compensada por las notas dulces, mazapán y graduación alcohólica. Todo el envejecimiento que ha tenido le ha sentado de maravilla. Muy fácil de beber.




Si tengo que ordenarlas según mis gustos no cabe duda que pondría la WV12 como la primera de ellas, y no es por ir a lo fácil. Tengo que decir que sin entrar en la relación calidad/precio la WV12 es una cerveza plena, llena de matices que la hacen que ese 'honroso' primer puesto como la mejor cerveza del mundo que ha tenido durante muchos años esté más que justificado. Eso si, seguida muy de cerca por la R10, la cual encontré muy similar en muchos aspectos. 

Entrando en el factor de calidad/precio no cabe deuda que si nos encontramos con una R10 debermos saber que estamos ante una cerveza que es de lo mejor, no sólo dentro de su estilo, sino también dentro del panorama cervecero belga y que puede, no suplantar a una WV12, pero si quedarse muy cerca de ella.

Muy por debajo de las dos anteriores situaría la SB12, la cual encontré muy poco equilibrada y en la que la percepción alcohólica en boca se hace un tanto molesta si se llega a comparar con la de las otras dos.

¿Cuál es vuestra preferida?

*A fecha de 16 de abril de 2018 tiene 53697 valoraciones en Ratebeer.

sábado, 7 de abril de 2018

Un cumpleaños mañanero que terminó en casi desayuno

...lo vais a tener que leer todo para saber el final de esta historia. Una historia que escribo animado por gente que se nombra a lo largo de la misma y en redes sociales y que también tiene una explicación. Con ello aprovecho dos cosas, mato a dos pájaros de un tiro:
  • No es la primera vez que hablo de una de mis tournes cerveceras pero de eso hace mucho tiempo, años..., y como este blog se llama, según su URL, 'Mis aventuras cerveceras', me viene al pelo contar esta vivencia sabatina.
  • Más tiempo aún hace que no escribo sobre los locales cerveceros de Madrid. Hace años por publicar una entrada de un local me tildaron de no ser nada imparcial con respecto a los locales madrileños. Es mi blog y puedo escribir lo que quiera pero decidí parar de escribir de los locales cerveceros de Madrid por esa razón. Prefiero hacerlo de las ciudades a las que voy de 'japoneseo'. Y que conste que me encantaría igual que tengo un monográfico de París, Kaunas y otras, lo haría encantando de Madrid... en esta entrada algo habrá y no es descartable del todo ya puestos.
Pero bueno que me enredo. Vamos allá...

Ese sábado, 17 de marzo, decidí asistir al cumpleños de David Mateo gracias a la invitación de Israel López. El lugar era el Labirratorium (C/ Vallehermoso, 34): una tienda referente en Madrid. La cerveza a cargo del anfitrión: la Laugar Amarauna. De todos modos y para empezar prefiero probar una de sus cervezas que tienen pinchadas en los seis grifos disponibles. Dudo entre la que está dsponible en el grifo 1 y la Magic Rock Saucery, me decanto por ésta última.

Bajo a la planta baja de Labirratorium y me encuentro con muy buena gente, abrazos a los presentes y sobre todo al cumpleañero por su onomástica y por su vuelta a tierras cristianas (aunque tenga que volver y es que no me olvido de mi cerveza iraní y emiratí...). Aparte de los arriba mencinados tambien Nacho, David Gago, Rafa y Jorge los primigenios 'Como la Birra Misma', Gonzalo Pérez,... otra gente del mundillo. Se acababa de realizar el examen BJCP y cuando Gonzalo me muestra los estilos de las cervezas que había puesto para escudriñar pienso... ¡que mamonazo!. Todas lager menos dos (quizás una), una Guinness simulando una Schwarzbier, ufff. 

Comentando la jugada, o mejor dicho, la jugarreta empiezan a caer las pintas, de Amarauna, claro. ¿Tres?, quizás fueran cuatro. Previamente había caído media de la Haandbryggeriet / Cervisiam Hop Tweak #1 y para no ir cojo también me tomo la Amudsen Bourbon BA Pecan Psychosis y la Dark Horse Scotty Karate Scotch Ale - Bourbon Barrel Aged. Todas ellas maridadas con un buen queso que me dijeron el nombre pero que ya no me acuerdo [empezamos: primera laguna mental]. A todo esto habían llegado Jorge Solana al que di un abrazo que me dolió hasta a mi, Víctor Álvarez, Fernando Sánchez. Para comer me alío con éste último y nos vamos al cercano Mercado de Vallehermoso a comer un bocadillo excelentemente sobrecargado de pastrami en el Craft 69. Acompañado de una Dark Horse Crooked Tree. También un pequeño trago de la Cuernos D Pez Hidra Inmunda. Ni que al pelo...

Para terminar la jornada, ya media tarde, en Labirratorium hago una compra de lo que viene siendo habitual en estos casos: una caja de cerveza variada que recogería en el transcurso de la semana entrante; y es que siempre que voy cae como mínimo... eso: una caja.

De allí vamos al cercano Madrid Tap Room (C/ Guzmán el Bueno, 54). Hacía meses que no volvía por este sitio y me gradó enormemente regresar de nuevo. Mucha más variedad de cerveza, en buenas condiciones y con buen ambiente. Allí caen de una sentada la Salopian Lux Nova, Salopian Kashmir, la colaboración HaandBryggeriet / Stone / BrewDog Inferno, la Wylam / Hawkshead Pleasures In The Darkness y la Prairie No Chill. Eso sí, que nadie se asuste, gracias a los beer-flights disponibles que permiten hacer 4 ticks en poco tiempo aunque al final uno se acabe bebiendo unos tres cuartos de litro en en total..., más lo que me cedió Jorge S. al tenerse que retirar

Ya salgo de allí pandereta y nos vamos al The Beer Garden Tap Room Saloon. El ir andando desde el Tap Room and Beer Garden se agradece sobremanera. Me siento no como nuevo pero sí más despejado a medida que nos vamos acercando a nuestro destino. Íbamos ¿Nacho y Fernando?, [segunda laguna mental], Víctor y yo; quizás me queda alguno. El resto por otros medios motorizados.

Haciendo el ganso
Puertas del Beer Garden
El Beer Garden (C/ Juan de Austria, 23) es uno de los nuevos locales que se han sumado al panorama cervecero de la capital. Al frente está Guillermo que cuenta con una gran experiencia en el sector al haber estado regentando anteriormente su propia tienda con el mismo nombre en Cardenal Cisneros. La pizarra como es de esperar es muy selecta en la que se encuentran algunas cervezas en las que él ha tenido parte activa. Como ya las había probado y buscando otra cerveza nueva que llevarme a la boca me tomo una.... [tercera laguna mental].

Además pruebo un tasting de una lambic, diria que era una kriek; el nombre, y eso que tuve la botella en mis manos varios segundos, ni me acuerdo [cuarta laguna mental]. Las botellas se suceden y pruebo un hidromiel, el B. Nektar Kill all the Golfers; tuve que sacar una foto para acordarme, lo confieso. Empiezo a entamblar una conversación con un italiano que me invita a probar una copa de vino, quizás fuera Montilla... [quinta laguna mental]; estaba muy bueno, eso sí.

Víctor y sus donetes.
Hay otra foro pero esta
me parece más acorde...
¿o quizás la otra menos acorde?
A todo esto había llegado Nacho, por lo que deduzco que fue Fernando uno de ellos con los que me dirigí al Beer Garden y no Nacho en referencia a mi segunda laguna mental comentada más arriba. ¿O quizás no fuera Fernando?, bufff. Precisamente Fernando se encargó de amenizar la estancia en el local pinchando buena música pero que yo escuchaba interrumpidamente por lo que viene ahora. A Victor le tuvimos que sentar en la puerta del Beer Garden, por el lado de la calle. Con una melopea de campeonato lo que había que hacer era despejarle. Así, cual vieja que se pone en los portales de las casas de los pueblos le tenemos allí, sentado en una silla, con varios de nosotros acompañándole en coordinados relevos que ni el equipo olímpico de 4x100 de Jamaica. Se le compran unos Donettes para amortiguar el impacto de la cerveza en el estómago, le pasamos dentro del local, me pongo a atusarle la barba yo pensando en cuándo mi perilla puede alcanzar semajante longitud, me mira con cara de estupefacto y yo diría que pensando sobre mi "¿qué coño hace este gilipuertas atusándome la barba?", se le da agua, veo abrazarse a la gente con él, él con la gente, yo con él, él conmigo, veo sentimientos a flor de piel...

Fernando pinchando música
Va por ustedes!
Por su bien se le contrata un Cabify que le lleve a casa. La recuperación fue buena, al día siguiente ya se le vio por las redes sociales. Otra de las botellas que cayó fue la Port Brewing Older Viscosity. Muy buena. Mi turno para la botella a compartir con unas cinco o seis copas, le digo a Guillermo que me lleve a las catacumbas para que pueda elegir. Bajamos a la planta de abajo, que sirve de almacén y tras enseñarme tres o cuatro botellas me decido por la Clown Shoes Blaecorn Unidragon. Pepinazo.

Terminamos la estancia allí y nos dirigimos, esta vez en Cabify, al Brew Wild Pizza Bar (C/ Echegaray, 23). Un local que en poco tiempo, no lleva ni un año, se ha convertido en todo un referente y sitio de paso obligado. Como cualquier otro sábado hay varios grupos de gente fuera, fumando y charlando; señal casi inequívoca que dentro está a tope. Así fue. Tras escudriñar un poco la pizarra me decido por otro beer-flight, a saber: la Porterhouse Dublin Pale, la Hi-Wire Strongman Coffee Milk Stout, la ART 9 / Browar Stu Mostów / Bristol Brewing Oatmel Hoptart y... [sexta laguna mental... y 1000 neuronas menos]. Pocas veces bebo cerveza con desgana pero esta fue una de ellas si no fuera por la polaca, la cual me gustó bastante. Reunidos en una mesa redonda en la planta baja del local disfrutamos de las cervezas, unos más y otros menos como ya he comentado antes. No sé qué hora sería pero había que retirarse y muchas de las veces más vale una retirada a tiempo...

Al rato despues de pagar mi tasting me veo fuera del local con los pocos que quedábamos, era pronto, ¡ojo!, pero es que la cosa engaña. Estar bebiendo desde las 13:30 hasta las 00:00 (que serían) hace estragos. Tocan despedidas de la gente con el pensamiento de coger el metro. Estaba yo sobón (previamente barba de Victor) y dos veces que nos abrazamos Israel y yo como de despedida termino ese abrazo frotándole su cuero (des)cabulludo; quizás yo pensando que podría hacer lo mismo... para lo que me queda.... No sé de quién más me despedí y ni siquiera si lo hice [séptima laguna mental].

A partir de aquí se me hace todo dificilíiiisimo que recordar...

Sé que me monto en el metro en Antón Martín, más que nada por que es la más cercana y no me veo yo bajando la C/ Huertas y posterior Pº de Recoletos para montarme en Atocha. Recuerdo ir en metro de pie, casi mejor ya que si me hubiera sentado habría caido la posibilidad de quedarme sobado y aparecer en algún aparcadero del metro... Me bajo en mi parada, esta vez Sierra de Guadalupe, que es donde tengo el coche aparcado. No es que sea mi parada más cercana pero si en alguna de estas salidas en vez de volver en metro vuelvo en búho este sitio sí que es un punto de interconexión de metro-búho. En coche tengo diez minutos hasta casa, podrian ser las 00:30. Me acuerdo de recordar dónde tenía el Astra aparcado pero no me acuerdo de maniobrar para sacarlo, ni de hacer una pirula haciendo un cambio de sentido para poner rumbo a casa  [octava laguna mental]. Sí me acuerdo de meter el coche en el garage y de saludar al conserge al pasar yo dentro del mismo y él en la garita. 

Rampa para abajo, paso entre dos columnas que delimitan dos plazas de garage. Otra rampa hacia abajo; giro de 90 grados a la derecha pasando entre tres columnas; giro a la izquierda con una columna a mi lado y una pared a la derecha; otro giro a la izquierda con otras dos columnas; todo recto y otro a la izquierda con otra columna a mi lado y otra pared; otra rampa hacia abajo y paso por entre otras tres columnas haciendo a la vez un giro a la izquierda;... Muchas columnas tiene el garage y creo que se apartan de mi al pasar. Al llegar a la altura de mi plaza maniobra para marcha atrás y llegué, serían las 00:45. A todo esto, de estas maniobras no me acuerdo, no sólo ahora ni tan siquiera el día posterior [novena múltiple laguna mental  y otras 5000 neuronas menos].

Y llegué... y hasta ahí. Creo ver al conserge en una de sus rondas por el garage a lo largo de la noche. ¿Hora? ni idea; pero si recuerdo levantar la mano o al menos hacer el ademán de saludarle como diciendo que "todo va bien"... o al menos "no está la cosa del todo mal" [décima laguna mental]. Me despierto, "vaya cabezadita que he tenido". Miro el reloj... OSTRAS!!! las 06:30. Ascensor y a la cama a seguir durmiendo. Toca recoger los trastos y ese era yo...

Al día siguiente con dolor en todo el cuerpo y cierto malestar lo paso a duras penas. Estoy una miajita menos que muerto... pero que me quiten lo bailao. Hasta la siguiente.