sábado, 14 de septiembre de 2019

La cerveza y el queso (II): Queso Sasamón a la Cerveza Dolina

Segunda entrada dedicada a aquellos quesos en los que la cerveza interviene de forma muy activa y si empezaba en la anterior entrada por el norte de España no me voy muy lejos. En esta ocasión le toca el turno a una burgalesa:

Queso de Sasamón a la Cerveza Dolina

El queso se elabora con leche seleccionada y pasteurizada de oveja y de vaca en un 70% y un 30% respectivamente. Se añade también un 3% de cerveza que a su vez se pasteuriza con la leche.

Durante el proceso se deja cuajar en la cuba durante una hora añadiendo después un poco de sal previamente a envasarlo en sus correspondientes moldes.

Finalmente, en el proceso de maduración, que es el paso más importante de este producto, tiene lugar en una sala en donde el queso reúne unas condiciones de humedad y ventilación muy especial que le confieren su carácter final. En esta sala de maduración pasa un total de 35 días.

El queso a la cerveza Dolina es de estilo Camembert. La corteza es blanda y con moho blanco. Tiene pequeños ojos en su corte y una textura muy suave y mantecosa. Tras degustarlo deja un pequeño rastro a la cerveza de forma muy sutil.

Para tomarlo una sugerencia por mi parte es cortarlo a modo de rebanada y colocarlo sobre pan en forma de tostada y untándolo ligeramente.

Este queso lo compré en el supermercado Dialprix de Torreblanca (La Mata - Alicante).

Datos de Quesos de Sasamón

Es una empresa moderna, que apuesta por un tipo de fabricación innovadora, a la vez que mantiene algunos aspectos artesanales como la selección personal de la materia prima y la curación tradicional.

La fábrica está ubicada en la localidad que les da nombre, Sasamón. Ciudad considerada de origen celta de antes del S. I a.C. Fue habitada por los turnos, siendo conocida como Segisoma ("la más fuerte"). Comenzó a fabricar en 1982 hasta nuestros días de forma ininterrumpida.



Quesos de Sasamón
C/ La Tejera s/n
09123 SASAMÓN (BURGOS)
Teléfono: 947 37 02 50




Fuente: web de Quesos de Sasamón
Gracias a Manuel Sadornil por la información proporcionada.

jueves, 5 de septiembre de 2019

VIII Birragoza. Una crónica llena de casualidades

Hay veces que se logra conseguir la cuadratura del círculo o una alineación de planetas. Los días 31 de agosto y 1 de septiembre tuvo lugar como todos los años en encuentro de coleccionismo de Monzón (Huesca), este año la XVI Edición. Un encuentro al que desde que asistí por primera vez en 2010 no he faltado, salvo el año pasado que por motivos laborales no pude. He hablado varias ocasiones del encuentro en este blog: en el 2011, en 2012 y en 2015.

Cuando asisto a este encuentro prefiero hacer noche en Zaragoza, ciudad que goza de una buena oferta cervecera y con varios amigos allí; para luego a la mañana siguiente temprano hacerme unos pocos kilómetros más hasta mi destino. Pues bien, este año dio la puñetera casualidad de que la noche que pernoctaba en ZGZ, y previa al encuentro, se celebraba el Birragoza. Planazo...

Llego a eso de las 15:30 a la Plaza de San Agustín, un calor de mil demonios y doy un vistazo a la plaza, a esa hora sin mucho ambiente. El primer conocido que veo es a Daniel Garrido de Basqueland Brewing  tras una charla muy amena debajo de su stand (repito, era imposible estar bajo el sol) llego a probar todas las cervezas que tenía pinchado, salvo la Milagrito Stout de 11.2% con un punto de chile; la dejo para más tarde. Especialmente buena la Basqueland Float.

Tras mi paso por Basqueland voy al de Tensina... ay el coleccionismo!!, (veo unos cuantos posavasos encima del stand) para probar una NEIPA con leves notas a albaricoque. Me doy cuenta que no he comido..., yo soy más de beber, sí. Veo al artífice del festival, a Sergio Ruiz, socio de Cierzo Brewing. Mi enhorabuena por el evento. 


Otra casualidad es que un buen amigo de trabajo, aunque él en ZGZ, es íntimo de Bego, la chica que está en el stand de Caleya junto a Pinchu. Es donde pasé más tiempo en esta primera parte del festival; y es que todo lo que pueda decir hacia esta pareja son halagos. Conversaciones emotivas de sus comienzos, de cómo Pinchu abandonó la mineria y posteriormente la Escuela de Cine para dedicarse a la fabricación de cerveza de la mano, eso sí, de Andrew de Dougall's.

Junto a Pinchu y Bego
Precisamente a todo esto nos diriginos los tres al stand de Dougall's para probar su Cask de Citra y como estaba al lado aprovechamos en el de Castelló Beer Factory para probar otras dos más. Una de ellas la Blanco y en Botella, una Black NEIPA riquísima. De regreso me encuentro de frente con Carles de Agullons y al darle la enhorabuena tras su merecido reconocimiento en el BBF casi se me emociona. Qué grande!!. A su stand tengo que ir después de estar un rato con Luís A. Mené bebiendo una nueva versión de las Hazy Vives de Península: la African Queen & Southern Passion. Ya en el stand de Agullons, oirle hablar es aprender no sólo del mundo cervecero sino también de la vida y de una forma de pensar que él profesa y que muchos deberíamos seguir. Como puse en mi muro de FB con una foto entre los dos: simplemente emocionante.

Carles: pero qué grande que eres!!

No sé cuántas cervezas en el estómago y sin comer. Llega el momento en el que me encuentro con varios coleccionistas que al día siguiente también me los encontraré en Monzón. Comparto varias cervezas, una buenas, otras no tanto y otras... no idóneas para esa hora. Yo me decido por La Pirata Red Forest, una berliner weisse para limpiar el paladar y ahora sí... comer algo en el Beer Corner que estaba a escasos tres minutos andando.

Encuentro un taburete a mitad de la barra y tras pedir una de la pizarra, en concreto la Fermun Sacred Elves, giro la cabeza y me encuentro con Daniel Fermún. Pero esto que es!! De coña, vamos. Allí cae algo sólido manteniendo una charla con Daniel, otro grande y un adelantado a nuestra especie.

Junto a Daniel Fermún
¿Tiempo de volver al hotel a escasos 50m?, no. He quedado con un amigo de trabajo y su pareja para tomar unas cervezas. Cuando vuelvo a la Plaza de San Agustín ya de noche me doy cuenta toda la gente que llena el espacio. Me habían avisado de ello pero no me lo podía imaginar así después del panorama casi desértico cuando la vi por primera vez. Me encuentro con Fernando y Lucía y nos ponemos a contar nuestras cosas del trabajo. Es la puñetera manía que tenemos cuando nos vemos, en este caso después de más meses que de costumbre. Compartimos un par de cervezas y se recogen.

Hora ya tarde, bastante. Quiero irme... dirección al hotel después de probar chorrocientas cervezas y compartir muy buenos momentos. Pero..., oh! allí estaba el Beer Corner. Vuelta la burra al trigo. Entro y lo primero que digo "Alberto Clavijeitor por qué no me has puesto de comer los nuggets que tanto gustan a Trappero??". A los pocos picosegundos me veo otra vez en la barra bebiendo una NEIPA de Cloudwater de escándalo, luego una Deya Into de Haze y luego otra Cloudwater compartida esta vez con Daniel de Basqueland que se reincorpora. Definitivamente se me ha ido de las manos. 

Ahora sí, tocaba recogerse que tocaba madrugón al día siguiente y viaje de 150Km. La VIII edición de Birragoza había finalizado para mi pero me ha dejado un sabor de boca muy bueno, con muy buenos elaboradores, cervezas en perfecto estado, ambiente genial. Una feria que en un momento dado, si el año que viene no me coincidiera con esa noche que me sirve de transición para luego ir a Monzón, me podría plantear hasta de repetir.

Como siempre en estos casos las mejores que me tomé (de entre 18) fueron:
  • Agullons Brett & Bruno
  • Basqueland Float
  • Península Hazy Vives: African Queen & Southern Passion
  • Castelló Beer Factory Blanco y en Botella
  • Cierzo Tronada
Enhorabuena a Sergio y a todo el equipo restante por el buen hacer.

domingo, 7 de julio de 2019

Bares qué lugares. Il Santo Bevitore. Venecia #1

Esta es la última entrada dedicada a Italia en el viaje laboral que pude realizar el pasado mayo. Si la anterior entrada, la segunda referente a Ferrara, pude escribir sobre el local que más me gustó en la ciudad que era mi 'campo-base'; en esta voy a escribir sobre el único local que pude visitar durante mis pocas horas de estancia en Venecia y que a la postre se convirtió en el mejor local visitado en los seis diás que pasé en el país transalpino.

Il Santo Bebitore está situado en el centro histórico de Venecia, a unos diez minutos andando desde la estación de tren y a otros tantos de la plaza de San Marco. Una magnífica ubicación justo a la orilla del "Canal dei Servi" y en una calle paralela a la transitadísima y comercial Strada Nova.


El local haciendo esquina entre dos calles, la de Fondamento Diedo y la Zancani, tiene una pequeña terraza, por llamarlo de alguna manera, con unos taburetes altos a orillas del canal mencionado más arriba. En su fachada se puede ver una cuadro que dice "The Best Beer in Venice". La cosa promete...


Una vez dentro es como si entráramos en culquier pub de estilo londinense. Decoración por todos los lados, breweriana, posavasos en el techo pegados, cuadros, una nevera especializada en cervezas belgas. Como continuación de la barra un pequeño muestrario de pinchos para compañar la cerveza, etc. Sobre la barra los 21 grifos de cerveza. Una pasada.



En 21 grifos de cerveza da para tener de todo. Y así es. Especilidades belgas, entre ellas tres Chimay: la Grand Reserve, la Rouge y la Cinq Cents, alguna sour. Aparte una buena selección de micros italianas: desde Lambrate a Birrificio Lorenzatto pasando por Oxiana o Evoqe Brewing. Todas estas últimas desconocidas por aquí. Recuerdo especialmente la LZO Riot Ale y la Lambrate Quarantot.


 Datos de Interés

Ubicación: Fondamento Diedo 30121
Horario: de L a S de 16:00 a 02:00
D de 12:00 a 02:00

jueves, 20 de junio de 2019

Bares qué lugares. XI Comendamento. Ferrara #2

Segunda entrada dedicada a los locales cerveceros que se pueden encontrar en la ciudad de Ferrara. En esta ocasión está dedicado al que en mi opinión fue el mejor local que pude visitar durante mi estancia. Se trata del XI Comendamento. El local está un poco más alejado del centro pero en una calle que tiene un gran ambiente por la inmensa multitud de gente joven que a eso de media noche va allí a los locales que en ella se encuentran. 

El XI Comendamento tiene una pequeña terraza en el exterior con mesas altas y taburetes. Si vamos en búsqueda del local casi hay que adivinar que se trata del mismo pues con el toldo, abierto también por la noche, no se ve el nombre del local. No es hasta que nos asomamos al mismo cuando vemos que se trata del que estamos interesados.


Una vez dentro lo que más nos llama la atención es el grandísimo dispensador de grifos de cerveza a dos alturas que tiene. En total 20 grifos, la gran mayoría de los cuales de micros italianas, muchas de las cuales totalmente desconocidas para mi. Más allá de lo que se nos ofrece en grifo también tiene una nevera con gran variedad de botellas de cerveza.



También ofrece una buena selección de comida. Tuve la oportunidad de ver rápidamente la carta y era bastante variada, desde las ensaladas hasta hamburguesas, pasando por tablas de queso y embutido local. En cuanto a las cervezas que pude probar: Birra dei Diamanti Lady Wave, Birrificio La Mata Amarty y Birrificio La Mata Polpa. Dispone de cerveza de Toccalmatto y alguna otra que no surgió.

Datos de interés

Ubicación: Via Carlo Mayr, 57
Horario:  L, M y J de 17:00 a 01:00
X, V y S de 17:00 a 02:00
D de 17:00 a 00:30

Esto es todo lo que dio de sí mi estancia en Ferrara. Si alguien ve en Ratebeer, que es en el sitio en que que me baso para visitar locales a donde voy verá que hay otro que se llama "Clandestino". Pasé un par de veces por la calle pero me pareció un poco atestado de gente y con algún evento. No sé qué tipo de cerveza tiene.

Para aunarlo todo, tanto la primera entrada de Ferrara como esta, aquí muestro una foto con todas las localizaciones de sitios de interés. En breve otro local de otra ciudad italiana que tuve oportunidad de visitar durante mi viaje.


miércoles, 12 de junio de 2019

Crónica BeerKas - Festival Vallecano de la Cerveza Artesana

Cartel del festival
Los pasados 7, 8 y 9 tuvo lugar en el "Centro Social Entrevías - La Tacita", situado en la C/Calero Pita, 3, a escasos 5 minutos de la estación de Cercanías de Asamblea de Madrid-Entrevías, la primera edición del BeerKas, el Festival Vallecano de la Cerveza Artesana. La organización corrió a cargo de la Asociación Cultural Vallecana de la Cerveza (ACVC) en donde Ricardo Barragán, propietario de la Cervecería El Boliche (C/Concordia, 4) ha tenido parte importante.

Según leí en su perfil de FB esta idea se fraguó a principios del mes de noviembre del año pasado e inicialmente se iba a celebrar en Vallecas Villa, diseñando un logotipo de una cigüeña, "Pintita", portando un barril de cerveza en el pico y una guitarra eléctrica colgada. Desde ahí hasta el fin de semana pasado, con cambio de ubicación incluida pero con las mismas ganas que al principio y con un más que buen cartel de cerveceros asistentes. Entre ellos se encontraba Dougall's con el mismísimo Andrew al frente, Jakobsland con Henlo también presente, La Quince, Sanfrutos con Mateo Sanz, CCVK,...; una buena selección de cervezas belgas e inglesas a cargo de CerveBel y Better Beer Company respectivamente; e incluso Eduardo Barbosa con un barril de Pilsner Urquell sin filtrar.


En cuanto al recinto, cuando accedí el sábado por la mañana podría parecer un poco limitado. No obstante, la disposición de los stands de cerveza ocupando dos laterales del mismo en forma de L facilitó que hubiera un espacio en el centro con mesas. Los otros dos laterales lo ocupaban una barbacoa y un escenario en donde gran parte del tiempo había música en directo en uno de ellos; y el cuarto con unos grifos para limpiado de vasos y un stand de queso. Nada se había dejado al azar.

Gran ambientazo a media tarde del sábado

El vaso era de pinta shaker con un marcador a la mitad del mismo facilitando así la medida si alguien quería sólo media pinta, como es mi caso, cosa que agradecí enormemente. Más allá de medidas del vaso, fue todo un acierto la opción del shaker por la gran variedad de estilos acorde a él.

Andrew (Dougall's) sirviéndome una Happy Otter
No todo iba a ser cerveza. Como ya he comentado más arriba en un lateral había espacio para una barbacoa la cual servía generosos bocadillos de panceta, chorizo, pollo... todo idóneo para bajar el grado alcohólico ingerido; además de unos pinchos morunos que tenían una pinta realmente estupenda. En otro lateral y también ya comentado, un stand dedicado a quesos a cargo de Quesófagos. Por último y como tercera opción el sábado a mediodía se hizo una enorme paella vegana para quellos que no les gustara las dos opciones anteriores. En mi caso el hecho de vivir a escasos 15 minutos en transporte público hizo que este aspecto lo dejara para otra ocasión.

Henlo Matthee Swart y sus Jakobsland
Otra cosa que me gustaría destacar es el precio de las cervezas. Pintas de 4 a 4.5€ es del todo un acierto para un festival como este. Me imagino que todo irá en consononcia..., quiero decir: cuota para montar un stand <=> precio de la cerveza. No oí a nadie que se quejara de esta cuota de montaje así es que no debo ir mal encaminado.

Todo ello hizo que el festival gozara de una muy buena presencia de público asistente, sobre todo durante el viernes y sábado. A tener en cuenta que de haber más ediciones creo que se debería replantear el sitio de celebración. Apostaría que es un festival que va a ir a más y eso va a requerir de un espacio bastante mayor.

Creo no tener nada más que añadir, sino felicitar a la organización del festival y que no sólo este sino varios más, por qué no en distintos barrios de Madrid, se vayan organizando poco a poco. Muchas veces, "menos es más".

Como otras veces aquí están las cervezas que más me gustaron y no estrictamente por este orden fueron:
  • Jakobsland On Cloud Nine (Imperial NEIPA)
  • La Quince / Naparbier Derby Winner (Helles)
  • Vocation Heart & Soul (Session IPA)

Al lado de dos grandes:
Henlo (Jakobsland) y Andrew (Dougall's)
Lo dicho, felicidades y a por más ediciones.

miércoles, 5 de junio de 2019

Bares qué lugares. Il Molo y Birra Frara. Ferrara #1

Un viaje por motivos laborales aparece muy de cuando pero cuando surge hay que darle el mayor aprovechamiento que sea posible y lo permitan las circustancias. Hacía mucho que no se daba la ocasión, desde septiembre de 2017 cuando por aquel entonces, yendo a la ciudad belga de Glons, aproveché para ir a la cercana Maastricht (Paises Bajos) y Lieja.

En esta ocasión ha sido a Italia, país que no visitaba desde el 2006. Ni existía este blog ni la idea, cuando otras razones laborales me llebaban allí, y más concretamente a Sicilia, una vez cada dos meses. A Ferrara volé un sábado para una estancia de seis días. La posibilidad de un día libre de por medio aparecía en el horizonte..., pero eso será otra entrada.

Ferrara es una ciudad que se encuentra al noreste de Italia, a pocos kilómetros de Bolonia, pertenece a la región de la Emilia-Romaña. Una ciudad repleta de antiguos palacetes, un castillo en medio de la ciudad, con foso incluido, calles peatonales y de bicicletas. Considerada la primera ciudad moderna de Europa.


Una ciudad con gran ambiente juvenil, merced a su universidad debe tener buenos sitios cerveceros. Uno de ellos es Il Molo, un bar de ambiente británico, situado a unos cinco minutos andando de la catedral. El día que fui yo apenas un par de grupos tomando una cerveza. Nada de micros italianas, todo británico y todo de la "new wave". 


En grifo me tomé una muy buena Old Dairy Uber Brew, una Blond Ale muy frutal con notas lupuladas y frutales. La segunda opción (por no tomarme una Stout que por muy raro que fuera no me apetecía) fue la Eight Arch / Elusive Ancients of Mu Mu - Blueberry Ice Cream; una cerveza con notas a arándonos, algo cítrica y cierta acidez.


Datos de interés

Ubicación: Via Vignatagliata, 1
Horario: L cerrado; D, M, X y J de 17:00 a 00:30
V y S de 17:00 a 01:30
Facebook: /il.molo/

Otra de las opciones que nos da la ciudad de Ferrara es la Birreria Birra Frara. El nombre de Frara viene de una niña esculpida en marmol en la puerta pequeña de la derecha de la Catedral de San Jorge. Desde antiguamente a esa niña se la llama Madonna Frara. El local se encuentra en una de las callejuelas peatonales que inundan el centro histórico de la ciudad. A la entrada del local unos taburetes y unas mesas altas. Ya entrando, mesas a un lado y a otro hasta llegar a la barra al fondo, por delante de una cocina. Las cervezas disponibles son propias, si bien no se elaboran allí sino en la micro Il Beerbante, de la ciudad de Colorno (Parma).


Allí durante los días de mi estancia pude probar todas las que tenían a disposición. A saber: Frara Hydra refrescante con notas a cereal crudo; Frara Lima cítrica y algo herbal; Frara Eretika maltosa, caramelo y melocotón;  Frara Boia con chocolate negro, torrefacta y lactosa; y Frara Lucretia con notas a mazapán y algo acaramelada.


Tenía buena variedad de comida, más allá de las pizzas que se podían ver en restaurantes por todas partes de la ciudad; de esta manera ofrecía buena variedad de hamburguesas y algun plato local.



Datos de interés:

Ubicación: Via S. romano, 90
Horario: D, M, X y J de 19:00 a 01:30.
V y S de 19:00 a 02:30. L cerrado
Facebook: Birra Frara


En unos días continúo con otro de los locales que me gustaron de esta bonita cidad italiana. Nos leemos...

jueves, 30 de mayo de 2019

De cervezas por Barcelona (y III)

En la anterior entrada lo habíamos dejado en la parada de metro de Arc de Triomf. Había que descansar para el sábado, el cual comenzaba yendo de nuevo a la fábrica de Garage pero para algo muy distinto a lo del día anterior: un encuentro de coleccionismo organizado por Edu J. Cuenca y Mikel Pardo. Un par de amigos con los que también me junté el día anterior, entre otros muchos. Había que poner las mesas y sillas antes de que vinieran el resto de asistentes al encuentro y me encuentro esta pizarra de más abajo en el almacén, se me abren las carnes.


En cuanto al encuentro todo un éxito por mi parte, conseguidas varias novedades de posavasos, otros más complicados los cuales daba casi por imposible conseguir y un antiguo de más de 50 años. Nada mal como digo. Tras el encuentro tocaba comida entre los socios asistentes.



Había que bajar de alguna manera el entrecot, pasadísimo para mi gusto por cierto, así es que surgió la idea de ir al Lambicus. Sólo por el nombre ya sabía yo que seguro que tendrían una buena cerveza lambic así es que mi respuesta fue un rotundo "sí". Tras dejar el material de coleccionismo en casa de Edu nos dirigimos al local. 


Al entrar me dio la impresión de ser un local pequeño pero mi suposición se quedó en nada una vez que sobrepasé la barra, la cual queda a mano izquierda tras pasar tres o cuatro neveras colmadas de botellas de cerveza belga. Desde las más clásicas hasta algunas barricas, ediciones especiales y como no, lámbicas.

Pasada la barra hay un espacio con mesas bajas, bancos sobre la pared y taburetes. Parecía amplio pero apenas se podía pasar de tanta gente que había. Sobrepasado este espacio se accedía a lo que parecía ser una gran sala. Una gran mesa central, resultado de la unión de varias mesas más pequeñas, y sillas alrededor me hizo pensar que fuera una sala de catas. Aquí nos tomamos a medias entre Edu y yo una Oud Beersel Oude Geuze Barrel Selection Oude Pijpen. Muy rica como no podía ser de otra manera de estos elaboradores de Beersel.

Tras una agradable charla había que cenar algo. Sábado noche, centro de Barcelona, buen tiempo,... resultado: un montón de terrazas hasta arriba. Al final fue en el restaurante Parlament donde pudimos comer unas ricas croquetas de carne asada, un hummus, un steak tartar inolvidable, etc.

Tras ello no había que dejarse atrás un bar que quedaba muy cerca de la zona donde nos encontrábamos: el Barna Brew. Productor allí mismo, es un local con cierta amplitud y una decoración que la verdad me gustó bastante. Con un toque vintage parecía que las paredes estaban a medio pintar, descascarillada, tanto las mesas bajas como las sillas guardando bastante consonancia con las paredes. Al fondo se encontraban los equipos para la producción de cerveza. Una pena que no estuviera el propietario para recibir una "master-class" por su parte. En el local cayó la Barna Ceci N'est Pas une IPA. Una IPA de las de hace cuatro o cinco años, sin tantos añadidos frutales y volviendo a los lúpulos resinosos.

 









 






 
















El día fue muy largo y había estado lleno de experiencias, todas buenas. Sin más nos despedimos entre los amigos que íbamos prometiendo por mi parte no volver a ir a BCN con tanto tiempo de demora. Es todo lo que dio de sí un fin de semana, el domingo por la mañana tocaba vuelta en AVE.

Nos vemos de nuevo por allí a ver si puede ser cuanto antes mejor. Muchas gracias a todos los coleccionistas/cerveceros con los que me junté. No quiero nombrar a todos que seguro me quedo alguno, ellos ya saben quiénes son.


Datos Lambicus Bar:

Carrer de Tamarit, 107
Horario: de L a D de 17:00 a 23:00
Facebook: /lambicusbcn/

Datos Barna Brew:

Carrer del Parlament, 45
Horario: L cerrado. M de 17:30 a 23:30
V de 17:30 a 1:30. S de 12:00 a 1:30. D de 12:00 a 23:30
Facebook: /BarnaBrew/

viernes, 24 de mayo de 2019

De cervezas por Barcelona (II)

En la anterior entrada nos habíamos quedado en el transporte público. Ahora de hecho nos encontramos en la salida de metro de Sant Andreu. Rápido, eh? De ahí a nuestro destino diez minutos andando de por medio.

Llegamos a la fábrica que Garage Beer Co. tiene en este barrio. El evento en la fábrica sirve de adelanto al encuentro de coleccionismo del día siguiente y en el mismo sitio. Además da la casualidad que ese mismo viernes se celebra el Sant Andreu Release: Slayer & Trinkets. Presentación de dos cervezas nuevas en el sitio apropiado. Qué mejor marco para probarlas. 

Nos encontramos con otros coleccionistas, muchos de los cuales, en el mejor de los casos, sólo nos encontramos dos veces al año. Poco a poco va asistiendo más público que se acercaba a la presentación de las dos cervezas arriba mencionadas y entre la gente se me acerca una persona... el grandísimo Xavier Serra. Desde luego pocas personas he oido hablar con tanta pasión de la cerveza como a Xavier. 


Compartimos charlas animadas mientras por mi parte me bebo la Garage Trinkets, una cerveza muy fresca y herbal. Me cuenta Xavi cómo está inmerso en su nuevo proyecto trabajando para Agronet Brewing. Entramos también en el panorama cervecero, sobre todo en toda la zona de levante que es la que más conoce, precisamente por su trabajo y cómo las cosas no se están haciendo tan mal. Y vaya que no, a la vista del marco donde nos encontramos y las cervezas que se elaboran allí mismo. Tocamos de refilón las ferias y festivales y la buena ocogida que él ha tenido siempre por Madrid. Y sobre todo... de impartir cultura cervecera.

Me sugiere una visita a la fábrica guiada por ni más ni menos que Alberto Zamborlín. No digo que no, por supuesto. Conocí a Alberto en una presentación de sus cervezas en el Fogg Bar de Madrid. Él no se acordaba de mi, si hubiera ganado el concurso de porrón..., pero sí del evento. Alberto se presta sin dudarlo a hacer de nuestro guía explicándonos..., explicándome cómo empezó todo. Cómo por medio de un crowdfunding y una inyección de dinero propio montaron la fábrica ya que el brewpub en el centro de Barcelona se había quedado pequeño. Su idea de ampliar al doble de fermentadores de lo que tiene ahora a medio plazo y de sacar una gama de cervezas embarricadas, algunas de ellas con añadidos de frutas. 





Al entrar a la zona de enlatado fue el sitio apropiado para alabar por mi parte el haber envasado de primeras en lata. Allí mismo me dijo unos datos verdaderamente escalofriantes, siempre en beneficio del consumidor final y es que a cada caja que sirven, al menos me comentó para el caso de Madrid, colocan un código de temperatura para saber si se ha roto la cadena de frío en el transporte. Como no podía ser de otra manera, el código de temperatura no serviría de nada si esas cajas son transportadas en vehículo refrigerado, como es el caso. El mimo y cuidado por el producto es más que evidente.




A todo esto que una vez dada por terminada la visita con todos los detalles, Alberto nos sugiere tomar una cerveza. Nos dirigimos de nuevo a la barra del tap-room y escojo por mi parte la Garage Slayer, la otra cerveza que se presentaba esa misma tarde. Él mismo es el que se mete dentro de la barra y nos pone a Xavi y a un servidor las cervezas elegidas. No habíamos casi disfrutado del primer trago cuando dice que allí no se toma cerveza si no es en porrón. Directamente se da media vuelta, coge uno mismo y lo rellena de la Garage Phenomena, una sour con leves notas cítricas y en donde el café cobra especial protagonismo. El porrón no dura apenas una ronda y manda rellenar otro con la Garage / Whiplash / Fuerst Wiacek Missouri, cítrica y salina a la par.


Como si de un niño pequeño se tratara al ver a su ídolo futbolístico; yo, al estar al lado de tan buena gente les sugiero si nos podíamos hacer una foto. Dos personas que, una de ellas, Xavi, conocía anteriormente y que al verle ese mismo día me di cuenta de su pasión por la cerveza, llegando a tener una visión más profunda de su persona y su buen hacer. La otra, Alberto, que no sólo me agradó su cercanía y confianza, sino también su humildad. Su forma de entender el mundillo cervecero, elaborando cervezas realmente buenas sin que la calidad de las mismas baje un ápice; ofreciendo al consumidor final una cerveza de gran calidad como si estuviera recién sacada de la sala de envasado.



Alberto tenía que atender otros compromisos y nosotros habíamos requerido su presencia un buen rato; además Xavi se tenía que marchar. Alberto me insta a ir al día siguiente al local que tiene en el centro de BCN... como me pasó ese mismo día por la mañana en el Biercab… no sabía si iba a poder ir. 

Tras la visita por toda la fabrica tocaba juntarse con el resto de coleccionistas que había visto nada más aparecer por el patio central del recinto en donde se encontraba la Garage Beer Co. Allí comiendo un pica-pica cayó la Garage Cartoons y la Garage R.I.C.C.I., una DIPA y una Imperial Stout respectivamente.

Salimos a las tantas del recinto de la fábrica, con el tiempo justo de echar algo más sólido al cuerpo y el metro de vuelta de donde habíamos partido: Arc de Triomf. Tocaba descansar para el día siguiente.

[Continuará...]

Datos Garage Beer Co.:


Dirección: Sant Adriá, 66
Horario: L a V de 09:00 a 17:00
Teléfono: 933 60 79 40

jueves, 16 de mayo de 2019

De cervezas por Barcelona (I)

Tantas ganas tenía que se hiciera posible que no veía el día, pero por fin llegó. Tiempo después me encontraba de nuevo camino a Barcelona. Me esperaba un fin de semana muy completo, repleto de diversas actividades en las que todas ellas iban a girar en torno a un encuentro de coleccionismo cervecero.

Me pido un día libre en el trabajo. Era casi obligatorio ya que había que aprovechar al máximo y después de un viaje fugaz en AVE llego a Barcelona-Sants. Tengo hora y pico hasta que me vayan a buscar asi es que 'wassappeo' a mis amigos Edu J. Cuenca y Mikel Pardo que estaría esperando en el Biercab. En el mundo musulmán se tiene que ir al menos una vez en la vida a La Meca. En nuestro ámbito, el cervecero, hay sitios que se tienen que visitar de la misma forma y uno de ellos sería este. Recién llegado y ya..., quién sabía si volvería a ir a lo largo del fin de semana.



Una vez que se accede es difícil no quedarse ensimismado con la decoración. Las tablas de sillas que adornan el techo, bajando la mirada la cocina al fondo y casi instintivamente girando la mirada a la izquierda la barra con los grifos. Impresionante. Por detrás de los grifos la envidiable pizarra digital. Debido a que Manolo está en el festival de Copenhague, a cargo de la barra está Jose M. Muñoz, nos damos a conocer el uno al otro. Es bonito conocerse personalmente más allá de lo que nos puedan aportar los comentarios en las redes sociales.


Como ya sabéis alguno de los lectores me gusta sentarme en la barra justo enfrente de los grifos de cerveza. En este caso es complicado no coincidir justo enfrente. Para la primera cerveza me cuesta elegir pero de repente mis ojos se dirigen a la Cloudwater A·W18 DDH Pale Brewed All Season. Pensé que sería la cerveza ideal para refrescarme el gaznate. Entra de maravilla... una cerveza "muy-cloudwater"; cae en 0.7 picosegundos. De segunda opción opto por la Gamma Geeked Up. Primer trago y 'Oh, my God'. Pasote de cerveza, me gustó más que la anterior. A esto que llegan Edu y Mikel procedentes de una 'caza'..., sin éxito. Qué mejor marco para encontrarse con tan buena gente en tan especial cervecería.

Después de algunas conversaciones de actualizadad dentro de nuestro mundillo y tras bebernos las cervezas nos vamos. Por mi parte no sin un poco de pena pues como dije más arriba no sabía a ciencia cierta si iba a volver a ir. Me hubiera gustado haber probado alguna que otra más de la espectacular pizarra...

Como con Edu y Victoria, su mujer, una riquísima escudella que literalmente voló del plato y tras ello y antes de comenzar a media tarde lo que sería uno de los grandes momentos del fin de semana, Edu me lleva a su 'local'. Un trastero que utiliza para tener toda su colección de posavasos, cristalería cervecera, jarras,... Cajas y más cajas; archivadores que se contaban por cientos ordenados en las estanterías; pilas de posavasos por todos lados. Literalmente alucino pepinillos (como diría aquel...). ¿En cuanto a su colección?. ¿Qué decir de una persona que personalmente me saca casi diez años coleccionando posavasos?. 



Allí viendo todos los archivadores de su magnífica colección de posavasos españoles cae entre los dos la Tro Ales Imperial Stout de amargos recuerdos para Edu. Una cerveza que está a punto de llegar su consumo preferente y que el tiempo que lleva a sus espaldas no le ha sentado mal.

Toca despedirse de este templo del coleccionismo para coger el transporte público a nuestra próxima parada. Pero eso será en unos días...

[Continuará...]

Datos Biercab:

Dirección: Carrer de Muntaner, 55
Horario: L a J de 12:00 a 24:00.
V y S de 12:00 a 02:00
D de 17:00 a 24:00
Teléfono: 644 68 90 45


lunes, 15 de abril de 2019

UFO Fest 2. La crónica

Como ya anuncié hace cosa de diez días el pasado sábado día 6 tuvo lugar la celebración del UFO Fest 2 en la Sala Sagitario de Valdemoro (Madrid) organizado por Yria. El festival que da comienzo, y ya van dos años consecutivos, a mi particular temporada festivalera.

Este año como otras veces la organización había previsto todo y como no podía ser de otra manera los asistentes de Madrid de nuevo teníamos el Birrabús. En esta ocasión el meeting point era el Restaurante O Pazo de Lugo situado en la calle Argumosa. De ahí unos cuarenta minutos hasta llegar al festival.

Llegamos y me encuentro con Luis Gª. Balcells, y tras una conversación como siempre amena me fijo en una cerveza para empezar con la tournée. Tanto me gustó que no me quedé ni con el nombre aunque pudiera ser la Pipeworks Lizard King. Así soy... Después vino la Stigbergets West Coast IPA con notas resinosas y cáscara de naranja, también muy buena. Poco después toca comer y coincido de nuevo con Luís con quien establezco buenas conversaciones de varios temas, como no, cerveceros.

Ya de vuelta en el festival otras cervezas que fueron cayendo fueron la Edge Barcelona / Vera Bryggeri Nordenskiöld con notas cítricas mezcladas con frutos tropicales; Amundsen Hop Circles muy herbal con amargor bastante presente; Alefarm Nopera con notas muy presentes a frutos piña y pera; Sori / Seven Island Polyphemus con notas a melaza, caramelo tostado y frutos maduros; Hop Hooligans / Zagovor Angel's Kiss con frutos rojos y notas cítricas; Guineu / Yria magnum Quad Plum Barrel BA con predominio de brettas, algo tostado y leve caramelo; Edge Guava Barrel Aged con notas tropicales y leve acidez. Y aparte otras que ya había tomado como la Falken Replicante.

Ambientazo y grabación de CLBM al fondo

Ni más más, ni más menos. No cayeron más y es que estaba con "unnoséquéquequéséyo". Aunque bien es cierto que después del festival y ya en el Birrabús de vuelta viendo la derrota del Atleti en el movíl de David Gago nos fuimos unos cuantos al Brew Wild y cayeron otras tantas...

En cuanto al festival en líneas generales bastante bien pero como siempre me gusta en estos casos, voy a dedicar a nombrar aquellos aspectos que me gustaron y otros que no me gustaron tanto. Siempre desde el absoluto respeto y admiración por alguien que se lía la manta a la cabeza y organiza un festival con todo el trabajo que queda detrás y que no siempre se ve.

Puntos a favor:

  • El Birrabús, lo he nombrado antes. Desde su implantación en Noblejas 2013 (creo recordar) es un gran acierto.
  • La ubicación estuvo bastante acertada. Ya se tenía la anterior experiencia del anterior Noblejas Reloaded 2019 y contaba con muy buena comunicación por varios medios de transporte.
  • El local más de lo mismo con respecto al punto anterior aunque yo por un momento llegué a pensar al principio que se iba a quedar corto.
  • El vaso fue nuevo diseño, de 25cl. Otro acierto y lo prefiero al anterior que era de pinta. Había la posibilidad de pedir medio vaso y pagar la parte proporcional.
  • Enjuagado muy bien. En la barra principal de cervezas lo enjuagaban siempre; en la anexa, más pequeña había que enjuagarlo uno mismo en los WC pero ya sabía lo que había.
  • Las cervezas. Todas las que yo probé en excelentes condiciones. Al menos en lo que yo probé, repito, no hay nada que achacar.
 
Puntos a mejorar:

  • Organización de las barras: dos barras para pedir cerveza a mano derecha según se accedía al local, una de ellas haciendo esquina y la otra a continuacián más pequeña, una tercera barra a todo lo largo del local en el margen izquierdo y dedicada a un solo fabricante de cervezas y los mead. Ello ocasionó que en momentos puntuales hubiera una gran aglomeración de gente para pedir de entre los barriles que iban rotando mientras que en la otra, en la del margen izquierdo, apenas hubiera gente... porque...
  • ¿...quién se iba a pedir una 'barrica' a primera hora de la mañana? y máxime cuando ya había alguna en las barras de la derecha dentro de los barriles que iban rotando. Creo que se pecó un poco de poner cervezas de alta graduación a primera hora.
  • ¿Qué hay pinchado?. Para saberlo había que acercarse a la barra en donde estaba escrito en cartelitos las cervezas en cuestión. Si a eso le unimos la aglomeración de gente antes mencionada la cosa era más que difícil. Pongo la situación: montón de gente para pedir, me pongo a la cola; espero; me toca pedir y es cuando veo lo que hay pinchado; me lo pienso; en algunos casos veo mi APP de registros para no repetir; y pido una cualquiera en la gran mayoría de los casos. Me fijé que en la sala había un proyector con su pantalla. La pantalla si se quiere no habría por qué bajarla pues la pared de atrás era lisa. Hubiera estado muy bien haber usado ese proyector para poner lo que se estaba pinchando. Es fácil y sobre todo rápido a la hora de gestionarlo. Mismamente con un archivo '.ppt' haber puesto los 15 grifos disponibles (me suena que era esa cantidad) e ir actualizandolos de acuerdo a lo que se servía. Es una idea...
Por otro lado eché de menos alguna cerveza que a priori me hubiera gustado probar como pudieran ser las Medina, Cervezas 69, Caleya o la 'colabo' Hop Hooligans / Yria Alien's Juice. No sé si se llegaron a pinchar, o sí y me las salté, o se pincharon una vez que ya me había vuelto en el Birrabús, por eso no lo cito más arriba.
 
Nada más que añadir, eso fue todo. 
 
Gracias Yria (Ernesto y Ani) por hacernos felices con estos festivales y enhorabuena por el trabajo realizado.